SDIS
Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

 

 
Bogotá, agosto 16 de 2019. La Señora Lucía Arminda Velásquez De Acevedo tiene 77 años, vive en el barrio ‘Britalia’ desde hace 25 años, tuvo cinco hijos los cuales se convirtieron en su razón de vida.

Desafortunadamente sus dos hijos mayores murieron víctimas de un robo, luego de ser abaleados. Con lágrimas comenta que apenas habían cumplido 32 y 33 años, respectivamente, cuando los mataron vilmente, Sufrió tanto que sintió que ese duro golpe no lo podría soportar. Dice que “el dolor de perder un hijo es como cuando se arranca una flor de la raíz de la tierra”.

Luz Stella, una de sus hijas, murió el 28 de julio de este año. Ella ya había estado enferma con problemas de útero y empezó radioterapias. Al parecer, había sanado y le dieron salida. Sin embargo, no asistió a los controles y este año empezó con una gripa. Luego le siguió la tos. Le dieron remedios caseros, la cuidaron por mucho tiempo, la llevaron al hospital de Kennedy y allá dijeron que tenía una bolsa de agua en el pulmón. La operaron y la drenaron. Estuvo cuatro (4) meses allá, salió, siguió enferma, decayó y falleció. Nuevamente la señora Lucía sintió que su vida era arrancada de su ser, recordó el dolor de la partida de sus dos hijos y ahora para colmo de males se sumó esta tragedia que enlutaría más su existencia.
 

Debido a todos los problemas que cada día se sumaban a su vida, con su corazón destrozado por tantas pérdidas importantes, doña Lucía poco a poco empezó a sentir que se perdía en un mar de soledad y tristeza infinita. Entonces decidió buscar apoyo y escuchó de una de sus amigas mayores que había un ‘Centro Día’ y que allí hacían cosas muy buenas, que habían actividades, que los llevaban a sitios muy bonitos en la ciudad, pero lo más importante que había mucho amor entre todas las personas mayores que, como ella, estaban sufriendo en silencio.

Fue así que la señora Lucía se animó a asistir al Centro Día ‘Caminos de vida’. Cuenta ella que es muy cerca a su casa. Fue a llevar los papeles, no le pusieron problema por nada, le dieron una muy buena bienvenida. Dice ella que le impactó ver tanta gente bonita trabajando por las personas mayores y que al principio le costó un poco entender que tantas personas como ella necesitaran amor, cariño, comprensión y compañía.

Cuenta que hay psicólogos, enfermeros, les hacen ejercicios, les dan desayuno y almuerzo, pero lo mejor de todo tiene muchos amigos que aprendió a querer. Ahora tiene con quién hablar y los profesores del Centro Día son muy amables, los tratan con respeto y con cariño, les enseñan cosas que les sirven para vivir su vejez de una manera más digna, alegre y feliz.

En el centro día ‘Caminos de Vida’ empezó a jugar tejo, se inscribió en un campeonato y ¡vaya sorpresa!, se ganó una medalla por haber obtenido el segundo puesto. En ese campeonato conoció mucha gente de otras localidades y todo esto la ha llevado a comprender que nunca es tarde para aprender un arte u oficio. Ella aprendió que no se es viejo por la edad sino por las cicatrices que dejan los años vividos.

Fuera de todo lo que ha hecho y aprendido en estos meses, también ha conocido muchos lugares que ni sabía que existían como: El Jardín Botánico, el Parque Timiza, Maloca y el Parque Mundo Aventura. También fueron a ver las obras de Botero entre muchas otras cosas hermosas que han vivido allí.

Dice la señora Lucía que no pensó que existiera un sitio tan hermoso para que los ‘viejos’ fueran felices. Dice que ha aprendido a compartir con todos, a superar las pérdidas, ha empezado a entender que es la vejez y el envejecimiento, se ha dado cuenta que tiene derechos, que merece amor después de tanta violencia, abusos y maltratos, expresa que su voz tiene eco, es escuchada, se siente acompañada, la abrazan, siente que en este espacio está como en familia.

Doña Lucía ha aprendido a ser feliz, aprendió a reírse, se cuida, hace ejercicio, sabe qué debe comer y a qué hora hacerlo, se toma sus medicamentos. Se dio cuenta que aunque las experiencias de la vida sean difíciles no se debe quedar en el sufrimiento, sino que debe aprender de ellas. Cada sufrimiento en su vida es una razón más para seguir adelante con la convicción que cada día puede ser mejor que el anterior.

Hoy da infinitas gracias al Centro Día ‘Caminos de Vida’, a la Secretaria Distrital de Integración Social porque cree en los viejos, porque tiene centros como este que son refugios de amor para los más necesitados. Ella asegura que, “este sí es un Camino de Vida que quiero recorrer y en el aprendí el arte de vivir mi vejez feliz, con arrugas en mi cuerpo pero llena de esperanza, dicha y sanando mis heridas de guerra”. Doña Lucía, es una mujer feliz. 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, agosto 16 de 2019. A partir de este jueves 16 de agosto 100 personas mayores, en modalidad severa, y quienes son beneficiarias del servicio de Centros de Protección Social de la Secretaría de Integración Social, serán atendidos por un nuevo operador.

La Corporación de Acción Social ‘Monseñor Gerardo Valencia Cano’ atenderá a partir de hoy y hasta el 31 de diciembre de este año, a las personas mayores, quienes se encontraban en el Centro de Protección ‘Casa Nostra’.

“Desde la Subdirección para la Vejez estamos acompañando el traslado a un nuevo operador, producto de un proceso competitivo que desarrolló la entidad para elegir a los mejores operadores”, aseguró Fabio Benavides, subdirector para la vejez, de la Secretaría de Integración Social.

En el proceso se garantiza la seguridad de las personas mayores, así como la transparencia y la calidad del servicio prestado a los beneficiarios.

“Se ha hecho por parte de la Secretaría una labor muy juiciosa, producto de todo el proceso competitivo 092 donde se presentaron varios operadores, se hicieron tres evaluaciones, desde el tema financiero, el tema de plantas físicas y una evaluación desde la parte técnica para reconocer la idoneidad de quienes van a prestar este servicio”, explicó Benavides.

Efectivamente el operador cumplió y pasó todas las evaluaciones realizadas.

Las personas mayores que hacen parte de la modalidad severa son las que tienen mayores dificultades de movilidad o problemas de salud que hacen que tengan un alto nivel de dependencia, por lo que necesitan un cuidado especializado. 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, agosto 15 de 2019. Eliécer Giraldo Jurado, ‘modelo 48’, como él mismo lo explica es un mago para los juegos tradicionales y se ha encargado de que su experiencia sea motivo de unión familiar y rescate de tradición.

Oriundo del barrio Minitas, de Manizales, y residente de la localidad de Usme, narra con orgullo cómo entre los años 1999, 2000 y 2001 se despertó su interés hacia los juegos tradicionales a través de una visita al campeonato nacional de trompo y juegos criollos en la ciudad de Medellín.

Eliécer, al notar que tanto niños, niñas, adultos y personas mayores se interesaban cada vez más por este tipo de actividades y juegos tradicionales, pensó en traer la idea a Bogotá y crear así su propio salón de juegos, con el fin de promocionar actividades para el adecuado aprovechamiento del tiempo libre y que a la vez rescatara los juegos como elemento de relevancia cultural.

En palabras de Eliécer, “yo le pongo el amor a lo que hago, es mi pasatiempo construir juegos, yo los fabrico y enseño cómo usarlos. Con esto, hemos visitado muchos barrios en Bogotá donde en muchas ocasiones la gente no tiene acceso a este tipo de juegos o actividades recreativas. Mi mayor recompensa es el agrado de ir a todas estas partes y hacer que la gente acepte con alegría y aprenda los beneficios de estas tradiciones”.

Eliécer invita en el ‘Mes del Envejecimiento y la Vejez’, a todas las personas mayores, no solo de Usme, igualmente a las de todo el Distrito, a que practiquen y promuevan este tipo de actividades lúdicas y educativas. Que a través de sus ojos y sus enseñanzas, las futuras generaciones tomen conciencia que la práctica continua de los juegos tradicionales conlleva grandes beneficios a nivel social, que para practicarlos no hay límite de edad y son tradiciones que se conservan en el tiempo, manteniendo alejados a todos de las drogas, la violencia y demás problemas que aquejan la sociedad.

Igualmente para Eliécer es un aspecto fundamental que las personas mayores se mantengan activas todo el tiempo y entiendan la importancia de continuar desarrollando sus capacidades, que le den prioridad a realizar alguna actividad física en beneficio del cuidado de su salud y participen continuamente en actividades donde se rescaten los juegos tradicionales, ya que en ellos se promueve la unión y la comunicación familiar e igualmente se generan hábitos de vida saludables, convirtiéndolos en herramientas de cuidado y empoderamiento, no solo de estas tradiciones, igualmente a nivel personal y familiar, promoviendo la creatividad y generando procesos de sano esparcimiento de todas aquellas personas interesadas en estas actividades.

A través de estos juegos tradicionales y su enorme aporte cultural, Eliécer ha tenido la oportunidad de tejer redes y ampliar círculos de amistad en cada lugar que ha visitado trayendo consigo el aprendizaje de nuevas técnicas de juego y así mismo el poder enseñar todos los aspectos relevantes a esta noble actividad a los diferentes públicos y escenarios tanto de la localidad como del Distrito.

Igualmente, Eliécer busca que esta noble labor traspase fronteras y se pueda ampliar el conocimiento de dichas tradiciones ancestrales, continuando en su incansable esfuerzo por integrar cada vez más espacios, donde niños, niñas, adultos y personas mayores, multipliquen las enseñanzas y conozcan el valor y relevancia histórica de los juegos tradicionales, con el fin de tener cada día una mayor cabida en todos los escenarios y públicos no sólo de la localidad, también a nivel Distrital, Nacional y por qué no, a nivel internacional, haciendo de esta tradición una herramienta de unión familiar, promoción de actividad física, desarrollo de capacidades y dinámicas para el adulto mayor, empoderándose continuamente de sus derechos y fortaleciendo cada vez más su rol activo en la sociedad.

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, agosto 13 de 2019. Esther Garzón, Lucrecia Lozano, Magdalena Gutiérrez, Otilia Aguirre Castañeda, Zoila Romo Martínez, Emigdio Gómez González y Hernando Avellaneda Ramos, son siete de las diez personas mayores a las que se les hizo un reconocimiento por sus 100 años de vida.

Entre ellos suman un total de 1000 años, que le han dejado a Bogotá grandes enseñanzas y aprendizajes, y que hoy son reconocidos en un homenaje por parte de la Secretaría Distrital de Integración Social, en la subdirección local de Rafael Uribe Uribe.

Nueve de las diez personas son beneficiarias de apoyos económicos, mientras que una hace parte de las actividades que ofrece la subdirección local. En este sector la Secretaría cuenta con dos centros día y uno noche: Centro Día ‘Palabras Mayores’, con 500 cupos, ‘Centro Día Quiroga’, con capacidad para 50 beneficiarios y Centro Noche ‘Quiroga’’, con capacidad de atender 50 personas adultos mayores.
 

Los centenarios, que hacen parte de las 129.694 personas que reciben apoyos económicos en toda la ciudad, son homenajeados en el marco del ‘Mes Mayor’, que se ha venido tomando las 20 localidades con el fin de promover acciones pedagógicas, académicas, lúdicas y de sensibilización dirigida a la ciudadanía en general, haciendo reconocimiento de los derechos de las personas mayores.

El mes de la persona mayor se celebra con diversas actividades a nivel Local y Distrital, entre ellas un ‘bicipaseo’ por la tradicional ciclovía de Bogotá y un foro académico sobre el cuidado de las personas mayores.

Para conocer la programación visite www.integracionsocial.gov.co

Bogotá trabaja por las personas mayores

Uno de los logros más importantes durante el presente cuatrienio ha sido la creación de 4.591 cupos nuevos para personas mayores, quienes necesitan apoyos económicos, para un total de 129.694 personas que reciben este beneficio.

Por otra parte, se crearon tres nuevos ‘Centros Noche’ para las personas mayores, quienes no cuentan con un lugar estable para dormir. En este momento el servicio cubre cinco localidades, en las que se ofrecen 300 cupos por jornada.

Además, en esta administración se inició la construcción de ocho nuevos ‘Centros Día’, con una inversión de más de 22 mil millones de pesos.

Uno de ellos, el Centro Día ´Luz de Esperanza´, entregado en el año 2018, y en 2019, se espera la inauguración de otros cuatro en las localidades de Ciudad Bolívar, Engativá y Bosa.

También se firmaron convenios interadministrativos por más de 8 mil millones de pesos para brindar actividades recreativas y lúdicas en los Centros Día, con entidades como el Jardín Botánico, IDRD, ‘Edured’ y la Universidad Nacional.

Actualmente en Bogotá hay 902 mil personas mayores de 60 años. En 2020 se calcula que serán 1’153.000, un 14% total de la población, razón por la que en la Nueva Bogotá, la administración le apuesta a disminuir las prácticas adversas y percepciones discriminatorias en torno a la vejez y contribuir a la transformación de imaginarios sobre el envejecimiento y el diálogo intergeneracional como conceptos vitales para la construcción de proyectos de vida. 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, agosto 12 de 2019. “Por amor construimos el país y lo alimentamos con nuestra labor diaria del campo”. Con estas palabas dijo Aura Calimán, coordinadora del Consejo Local de Ciudad Bolívar, inició la celebración del ‘Día del Campesino Mayor’, en la vereda ‘Mochuelo Alto’, en Ciudad Bolívar.

La celebración, que ya es una tradición en la localidad, tiene como objetivo destacar la labor de las personas mayores, quienes se dedican a la agricultura y la ganadería en las zonas rurales que hacen parte de Bogotá.

“Desde la subdirección local me enorgullece celebrar este día tan importante que conmemora esa labor de lucha, esa labor de hacer mil cosas por la ciudad y que gracias a ustedes nosotros tenemos alimentos cada día, tenemos esperanza de vida, tenemos una cantidad de cosas que ustedes nos trasmiten con cada uno de sus quehaceres, con cada una de sus experiencias”, aseguró la subdirectora local (e), Nancy Carolina Romero.

El evento contó con música carranga, baile, y las presentaciones de los grupos de personas mayores de la localidad, como ‘La Coral’ de Ciudad Bolívar y el grupo de baile ‘Los viejitos parranderos’, quienes nacieron de los procesos de formación para la persona mayor.

“Nosotros desde la Administración del alcalde Peñalosa lo que buscamos es la felicidad de cada uno de ustedes y a través de cada uno de estos espacios es que queremos generar en ustedes esos procesos de apropiación, que generan felicidad, esos procesos que generan amor como el que estamos viendo acá en esta celebración”, dijo Ray Vanegas Herrera alcalde local (e), de Ciudad Bolívar.

El compartir terminó con un sancocho de leña, preparado por los miembros de la Policía Metropolitana de Bogotá, quienes se sumaron a este evento.

“Que esta celebración no sea solo un día, sino los 365 días del año porque este homenaje ustedes se lo merecen a diario por su trabajo y conocimiento, que es lo que las nuevas generaciones necesitamos para no dejar morir el campo”, puntualizó la subdirectora local.

Este evento hace parte de las celebraciones del ‘Mes de la Vejez y el Envejecimiento’. Para conocer la programación completa visite www.integracionbogota.gov.co 

 
 
Facebook

Página 1 de 28

Noticias Recientes
Vejez 16 Agosto 2019

Doña Lucía: el arte de vivir bien en la vejez

Doña Lucía: el arte de vivir bien en la vejez
Bogotá, agosto 16 de 2019. La Señora Lucía Arminda Velásque...
Otros 16 Agosto 2019

Integración Social ‘pasa revista’ a obras en Bosa y Kennedy

Integración Social ‘pasa revista’ a obras en Bosa y Kennedy
Bogotá, agosto 16 de 2019. Sin importar el sol ni la lluvia...
Vejez 16 Agosto 2019

Integración Social garantiza atención a personas mayores del Centro de Protección ‘Casa Nostra’

Integración Social garantiza atención a personas mayores del Centro de Protección ‘Casa Nostra’
Bogotá, agosto 16 de 2019. A partir de este jueves 16 de ag...
Footer