SDIS
Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

 

 
Bogotá, agosto 13 de 2019. Es cotidiano ver niños y niñas con su carita pintada antes de una fiesta infantil, pero observar rostros pintados encarnando superhéroes y princesas y más si esas transformaciones las hacen agentes de la Policía, en medio de un operativo contra la mendicidad infantil, resulta un hecho bastante llamativo.

Luz Fontecha, patrullera adscrita a la Policía de Infancia y Adolescencia desde hace más de 10 años, es una de esos personajes incógnitos con los que cuenta la ciudad. Dejando la tonfa (bolillo), cerca pero de lado, Luz como por arte de magia se convierte en una maquilladora profesional para transformar rostros de niños y niñas, quienes minutos antes reflejaban tristeza y desesperanza en caritas sonrientes y llenas de energía.

"Nosotros en la Policía debemos tener la tonfa siempre como parte de nuestros elementos del servicio, pero eso no significa que sea lo único que usemos. En mi caso por iniciativa propia y a través del internet aprendí a hacer maquillaje, actividad que me ha permitido una comunicación fluida con los niños que atendemos", dice la uniformada.

Y es que para Luz, como para sus cinco compañeros, quienes participaron en uno de los operativos contra la mendicidad infantil que viene adelantando el Distrito, liderados por la Secretaría de Integración Social, todos los niños tienen derechos, sean de aquí u de otra parte del mundo.

“Todos los casos con niños son complicados. Todos nos afectan como personas que somos. Nuestra función como policías es no dejarnos afectar, pero eso es imposible, todos los casos de una u otra manera nos afectan", afirma Fontecha.

En la jornada los niños recibieron además una evaluación médica (peso, talla, vacunas), así como actividades de recreación, mientras que sus padres superando sus temores iniciales por carecer de papeles, recibieron orientación jurídica y psicosocial.

Agrega que muchas personas piensan que la Policía es responsable de todo. "Todo es culpa de nosotros. Porque sí o porque no. Todos somos responsables con los menores de edad según reza el artículo 10 de la ley 1098 que habla de la corresponsabilidad. Es muy importante que todas las personas asumamos nuestros deberes", concluye Luz.

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, agosto 12 de 2019. La Secretaría Distrital de Integración Social de Bogotá informa a padres, madres o acudientes de niñas y niños, la disponibilidad de más de 4 mil cupos en jardines infantiles diurnos y nocturnos, Casas de Pensamiento Intercultural, Creciendo en Familia rural y urbana y Centros Amar. 

En los jardines infantiles diurnos o nocturnos se atienden niñas y niños menores de 4 años, brindándoles una atención integral y de calidad por niveles, según la edad del niño: sala materna (de 0 meses a menores de 1 año), caminadores (de 1 año a menores de 2 años), párvulos (de 2 años a menores de 3 años) y pre jardín (de 3 años a 3 años y 11 meses).

En los 364 jardines de la Secretaría Distrital de Integración Social, las niñas y los niños disfrutan de actividades pedagógicas como juegos didácticos, arte, literatura y exploración del medio. Además, cuentan con apoyo alimentario de calidad: refrigerio (mañana y tarde), y almuerzo en la jornada diurna; refrigerio tarde, cena y desayuno para la jornada nocturna; y seguimiento a su estado nutricional.

Vale precisar que en los jardines nocturnos, además de actividades pedagógicas y los apoyos alimentarios, se promueven las buenas prácticas previas al sueño en las niñas y los niños. Están dirigidos a niñas y niños con padres y madres que laboran o desarrollan algún tipo de actividad económica o académica en horarios nocturnos o con condiciones de alto riesgo social.

Adicionalmente, se operan 11 ‘Casas de Pensamiento Intercultural’ que atienden a niñas y niños, menores de 6 años, con procesos de recuperación cultural indígena, garantizando apoyo alimentario e implementación de acciones pedagógicas orientadas hacia el reconocimiento de la diversidad, la pertenencia étnica, cultural, social, espiritual y emocional, con equidad y solidaridad.

Sumado a lo anterior, la Secretaría ofrece el servicio ‘Creciendo en Familia’, que centra su atención en educar, cuidar y proteger a gestantes, niñas y niños en los entornos hogar y espacio público; mientras que en la ruralidad las actividades están dirigidas al reconocimiento de prácticas culturales, comunitarias e identidad rural campesina.

Por otra parte, en los 13 ‘Centros Amar’, en jornada diurna y nocturna, la Secretaría ofrece acompañamiento pedagógico, nutricional, psicosocial y artístico a niñas, niños y adolescentes, desde los 3 meses hasta los 17 años, que están en riesgo o situación de trabajo infantil ampliado.

Por último y con el objetivo de ofrecer continuidad a la primera infancia, las Secretarías de Integración Social y Educación están articuladas para hacer una transición efectiva del jardín infantil a los colegios públicos. Esta garantiza la continuidad en la atención integral a partir de los 5 años.

Documentos requeridos para acceder a un cupo

La mamá, el papá o responsable legal debe dirigirse a las Subdirecciones Locales para la Integración Social, más cercana a su sitio de residencia o trabajo, con la siguiente documentación vigente para verificar la disponibilidad del cupo:

• Copia del registro civil del niño y de su vinculación a salud.
• Carné al día de vacunación.
• Certificado de la EPS de su crecimiento y desarrollo.
• Fotocopia de los documentos de identidad del responsable y un recibo de servicio público de la vivienda en donde reside el niño.

Criterios de priorización para acceder a un cupo

Para la vinculación a uno de los servicios sociales de atención a la primera infancia, la Secretaría de Integración Social tiene en cuenta los siguientes criterios:

• Víctima de hechos violentos asociados al conflicto armado, de acuerdo con las directrices establecidas en la Ley 1448/2011 y los Decretos Nacionales 4633, 4634, y 4635 de 2011 con estado inscrito en el Registro de Víctimas (RUV).
• Registrado en el listado censal indígena oficial avalado por el Ministerio del Interior.
• Niña o niño con discapacidad o alteraciones en el desarrollo, sin restricciones médicas para el ingreso a entornos institucionales, que cuente con soporte médico o que se encuentre en el Registro de Localización y Caracterización de Personas con Discapacidad.
• Niña o niño que transitan del Servicio Atención Integral a Mujeres Gestantes. Niñas y niños, menores de dos años, Creciendo en Familia.
• Referenciados por el Servicio Enlace Social.
• Niños y niñas que estén en riesgo o presenten desnutrición crónica que necesitan de un seguimiento uno a uno.

Teniendo en cuenta la anterior oferta, la Secretaría Distrital de Integración Social invita a las familias a vincular a sus hijos e hijas a los servicios gratuitos, dirigidos a la primera infancia de Bogotá. 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, agosto 9 de 2019. El equipo de educadoras especiales del centro crecer ‘Gaitana’ en la localidad de Suba, iniciaron junto con los niños, niñas y adolescentes un gran proyecto denominado ‘tienda escolar’ que consiste en que cada viernes, ellos participan en ejercicios de selección de productos a vender, realizar lectura global de etiquetas de mercado, manejo de dinero, reconocimiento de lugares en su entorno y en la ciudad.

Adicionalmente fortalecen procesos matemáticos y de lógica de pensamiento a partir del aprendizaje significativo y experiencial.

Éste enfoque pedagógico se proyecta a que, los niños, niñas y adolescentes visiten diferentes espacios comerciales, para visibilizar el trabajo productivo, como herramienta para su proyecto de vida. Por ello visitaron ‘McDonald’s’, una de las principales compañías de servicio rápido de la alimentación en el país.

Con gran asombro, emoción y felicidad reflejada en sus rostros, los niños recorrieron, piso a piso, uno de los centros comerciales en donde se ubica una de las tiendas, siendo para muchos de ellos la primera experiencia en un espacio como éste.
 

Viviana Cantor, educadora especial aseguró que, “en nuestra labor como educadoras especiales, se gestionó un espacio para conocer el programa de ‘Puertas Abiertas’ de McDonald’s y en 20 minutos recorrer la cocina y vivir la experiencia de la preparación de productos alimenticios”.

A esta fueron 14 chicos con discapacidad cognitiva, Damián Cantillo, Estiven Aragonés, Jesús Palacios, Andrea Llorente, Verónica Amaris, Brayan Álvarez, Cristian Betancourt, Kenner Flores, Leismy Flores, Jhon Herrera, Jhon Alexander Aragonés, Brayan Arenas, Miguel Ángel Avendaño y Juan David Ramírez.

Ellos hicieron el recorrido con apoyo de la Gerente del punto, evidenciando, el proceso desde la refrigeración hasta la comercialización de los productos que ofrecen.

La mañana concluyó entre globos y papitas fritas que recibieron de parte de la tienda y con la compra de conos que realizaron con su propio dinero, producto de las ganancias de la ‘tienda escolar’. Todo fue de su gusto y la única petición que le hicieron a McDonald’s es que hagan helados de chocolate, para recibir una calificación 10 de parte de todos los niños. 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, agosto 10 de 2019. En un trabajo articulado entre las Secretarías de Gobierno, de Integración Social, de Seguridad y Convivencia y de Educación, acompañados del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), la Personería y la Policía de Infancia y Adolescencia, se realizó un operativo en contra de la mendicidad infantil, en uno de los puntos críticos identificados por el Distrito.

Un equipo multidisciplinario recorrió los alrededores del sector la calle 82, la zona T, la estación Héroes, la calle 85, la carrera 15 y otros lugares donde previamente se ha reconocido que hay niños, niñas y adolescentes en riesgo de mendicidad.

Luego de identificar cuáles eran los menores de edad que estaban en este peligro, los grupos de ´Ángeles Azules de la Niñez’, llevaron a los menores de edad y a sus familias al Puesto de Mando Unificado (PMU), ubicado en la calle 82 con carrera décima, y allí les ofrecieron los servicios del Distrito que van desde Centros Amar, hasta cupos en jardines y colegios del Distrito, pasando por el Centro Abrazar, lugar transitorio para la atención de esta población.
 
 

A su vez el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar trasladó 7 niños por medidas de protección y 58 más fueron atendidos con sus familias, quienes recibieron amonestación por el cuidado de los niños y niñas.

Al finalizar el operativo 148 personas fueron atendidas. De ellas 24 eran hombres, 51 mujeres, 71 niños y niñas, dos madres gestantes y 14 madres lactantes. Una persona más recibió apoyos por tener discapacidad.

A su vez, 19 niños y adolescentes fueron referidos a colegios distritales, 14 niños fueron referidos a jardines infantiles, 20 niños al nuevo Centro Abrazar para menores en condición de mendicidad.

Otras cifras del operativo

- 29 atenciones del Centro de Atención al Migrante
- 44 atenciones Migración Colombia
- 30 Secretaría de Salud
- 2 niños con presunta explotación
- 17 atenciones por comisarías de familia

De acuerdo al artículo 20 del ‘Código de la infancia y la adolescencia’, “Los niños, las niñas y los adolescentes serán protegidos contra la explotación económica por parte de sus padres, representantes legales, quienes vivan con ellos, o cualquier otra persona. Serán especialmente protegidos contra su utilización en la mendicidad”.

Por su parte, la Secretaría de educación garantizará el ingreso de los menores de edad encontrados al sistema de educación oficial, en los colegios que dispongan de cupos. En dado caso que estos queden fuera de la localidad en la que reside el niño o la niña, se prestará servicio de transporte o se adjudicará un subsidio.

Los operativos seguirán en 16 puntos críticos identificados en Bogotá, en los que se registra importante presencia de adultos con niños en condición de mendicidad, para combatir esta problemática que se registra en la ciudad y que se ha incrementado recientemente ante la llegada masiva de migrantes venezolanos.

Con este tipo de acciones interdistritales, la administración de Enrique Peñalosa demuestra su interés en combatir flagelos como la mendicidad infantil y envía un importante mensaje a la ciudadanía sobre la relevancia de no dar limosna para no incentivar esta situación. 

 
 
Facebook

 

 
Bogotá, agosto 8 de 2019. Milagros Jiménez, ciudadana venezolana con 21 años de edad y su esposo, Eduardo Vásquez, de 28 años, provenientes de Puerto de la Cruz, en Venezuela llevan dos difíciles meses viviendo en Bogotá. 

Hoy esta pareja experimentó que el destino les dio una nueva oportunidad y con éste para sus hijos Dayann, de 8 años, Nerlys, de 6, Meleyn, de 4, y Damaris de tan solo 1 año de edad.

El sol, el frío, el hambre, la indiferencia y la incertidumbre eran los compañeros inseparables de esta familia que jornada tras jornada salía a recorrer las calles de Bogotá, pidiendo limosna y esperando que la suerte cambiara.

El temor a ser deportados por no tener sus documentos en regla rondaba siempre en la cabeza de Milagros, pero lo peor era la impotencia de ver a sus hijos con hambre o con frío y no poderlos atender de manera debida.

Pero la suerte para esta familia venezolana cambió intempestivamente. Hoy en horas de la mañana un grupo de 'Ángeles Azules' de la Secretaría de Integración Social recorrió las calles de Barrios Unidos y allí encontró a Milagros y a Eduardo y sus hijos. Tras algunos minutos de un diálogo fraterno en un andén, la brigada los convenció para trasladarse junto con los niños al Centro Abrazar.
 

“Ellos (los funcionarios de la Secretaría de Integración Social), llegaron como caídos del cielo. Ahora entiendo porque les dicen los 'Ángeles Azules'. Realmente estaba muy acongojada. Se acercaba el medio día y mis hijos no habían comido bien. Cuando nos hablaron a mi esposo y a mí de ir a un Centro de atención, le pedimos a la Virgen que nos ayudara a tomar la mejor decisión y nos fuimos con ellos”, dijo Milagros

Camino al nuevo servicio para niños en riesgo de mendicidad por la cabeza de Milagros pasaron muchos pensamientos, pero ella estaba segura por la 'bonita energía' de las personas que la abordaron.

"Al ingresar al lugar sentí algo raro. Escuché la voz de más chiquillos. Vi más personas con chaqueta azul (profesores), dirigiendo actividades recreativas y pedagógicas con más niños. Inmediatamente pensé se me hizo el milagro, como es mi nombre", dijo la mamá con la voz entrecortada.

En el centro Milagros y familia fueron caracterizados y los niños empezaron de manera inmediata a recibir los primeros cuidados del grupo multidisciplinario conformado por 20 profesionales entre psicólogos, abogados, especialistas en primera infancia, auxiliar de enfermería, talleristas y educadores.

"Puedo ver que los niños están felices y pueden hacer amigos, jugar y recibir alimento sin problema. Mi marido y yo tenemos la tranquilidad de ir a buscar nuestro sustento porque sabemos que nuestros hijos los están cuidando muy bien, cosa que nosotros sus padres no podíamos hacer", sostiene Milagros.

A partir de ahora Dayann, Nerlys, Meleyn y Damaris, junto con 32 niños más que estaban en riesgo de mendicidad, llenan con alegría el Centro Abrazar, un espacio que los acoge con cariño y calor humano, el que Milagros pensó nunca iba a encontrar y que hoy gracias a la Secretaría de Integración Social volvieron a sentir.  

 
 
Facebook

Página 1 de 59

Noticias Recientes
Vejez 16 Agosto 2019

Doña Lucía: el arte de vivir bien en la vejez

Doña Lucía: el arte de vivir bien en la vejez
Bogotá, agosto 16 de 2019. La Señora Lucía Arminda Velásque...
Otros 16 Agosto 2019

Integración Social ‘pasa revista’ a obras en Bosa y Kennedy

Integración Social ‘pasa revista’ a obras en Bosa y Kennedy
Bogotá, agosto 16 de 2019. Sin importar el sol ni la lluvia...
Vejez 16 Agosto 2019

Integración Social garantiza atención a personas mayores del Centro de Protección ‘Casa Nostra’

Integración Social garantiza atención a personas mayores del Centro de Protección ‘Casa Nostra’
Bogotá, agosto 16 de 2019. A partir de este jueves 16 de ag...
Footer