SDIS
Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

 

 
• Hoy Bogotá tiene 87.000 niños y niñas menos realizando algún trabajo u oficio en el hogar.
 
• La tasa de Trabajo Infantil Ampliado en Bogotá bajó 5.7 puntos según el DANE.

• La Secretaría Social opera 13 Centros Amar en 12 localidades en jornada diurna y nocturna, con una capacidad de atención de 1.170 niños y adolescentes en riesgo de trabajo infantil.

Bogotá D.C., 23 de mayo de 2018. El Trabajo Infantil Ampliado en Bogotá bajó del 11,0 por ciento en 2014 al 5,3 por ciento en 2017, una reducción de 5,7 puntos porcentuales, según el último informe del DANE.

Así lo anunció el alcalde Mayor, Enrique Peñalosa Londoño, al informar que según cifras del DANE, hoy Bogotá tiene 87.000 niños y niñas menos realizando algún trabajo u oficio en el hogar y se superó anticipadamente la meta trazada en el Plan de Desarrollo ‘Bogotá Mejor para Todos’ de reducir 4 puntos porcentuales la tasa de trabajo infantil.

Vale resaltar que para el 2017 la tasa de Trabajo Infantil Ampliado a nivel nacional se ubicó en un 11,4%, mientras que en Bogotá quedó en un 5,3%.

Este resultado se debe a la apuesta del Alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa Londoño, quien pidió reforzar las acciones en prevención y atención, para que niñas y niños de la ciudad gocen de sus derechos y no sean expuestos al trabajo infantil.

En este sentido, la Secretaría Social contribuyó con este propósito a través de la ‘Estrategia Móvil de Prevención y Atención del Trabajo Infantil’, que pasó de 25 a 125 profesionales, quienes identifican a niñas, niños y adolescentes en las calles de la ciudad para evitar que sean víctimas de esta problemática.

El Trabajo Infantil Ampliado incluye actividades desarrolladas por niños, niñas y adolescentes en calles y barrios, en ventas ambulantes, ‘bicitaxismo’, trabajo en plazas de mercado, reciclaje, entre otros y además la realización de oficios en el hogar, cuidado a personas mayores, con discapacidad o de sus hermanos.

En las localidades donde más se presentan casos de trabajo infantil son: Kennedy, Bosa, Santa Fe, San Cristóbal, Ciudad Bolívar, Usme y Engativá.

En el cumplimiento de la meta participaron activamente las secretarías distritales de Educación, Salud, Seguridad, Convivencia y Justicia, Gobierno, Hábitat y Social, los institutos para la Economía Social (IPES), Protección de la Niñez (IDIPRON), Bienestar Familiar (ICBF) y la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP).

Igualmente, el Distrito Capital cuenta con una Ruta para la prevención y erradicación del Trabajo Infantil Ampliado, a través de la cual realizan procesos de vinculación efectiva de las niñas, los niños y adolescentes en situación o riesgo de trabajo infantil en los servicios de educación, salud, cultura, recreación, deporte, entre otros.

Las acciones para estos significativos resultados se deben a estrategias orientadas a generar corresponsabilidad de la familia y la sociedad civil. Es por esto que las entidades comprometidas seguirán adelantando actividades con la familia y la comunidad, en barrios, plazas de mercado, calles, zonas comerciales, entre otros con el fin de seguir disminuyendo las cifras de trabajo infantil en Bogotá.

Además, en los 13 Centros Amar que opera la Secretaría Social en 12 localidades de la ciudad en jornada diurna y nocturna, con una capacidad total de atención de 1.170 cupos, se brinda a niños, niñas y adolescentes acompañamiento pedagógico, nutricional, psicosocial y artístico, para el desarrollo de sus capacidades y potencialidades mientras sus padres trabajan.

A su vez, se brinda acompañamiento psicosocial a las familias y gestión para que cuenten con oportunidades laborales y productivas que permitan mejorar sus condiciones económicas, lo que contribuye a la desvinculación de las niñas, los niños y adolescentes del trabajo infantil.

Así mismo la Secretaría Social a través de las 25 unidades de la Estrategia Móvil se identifica los focos de trabajo infantil al transitar por diversos territorios de Bogotá.

En el programa de trabajo infantil para el cuatrienio, desde la entidad se cuenta con un prepuesto de 29.400 millones de pesos.

Finalmente, el Gobierno Distrital invitó a toda la ciudadanía a reportar los casos de trabajo infantil en las líneas 3134881470 y a la línea gratuita del ICBF 141.
 

 
 
Facebook

Twitter

 

 
Bogotá, mayo 23 de 2018. Sin saberlo la familia Marulanda Pizza, conformada por Miguel Ángel Marulanda y María Paz Pizza Trejos y sus hijos Francisco de 16 años y los más pequeños, los gemelos Frank y Franklin de 8 años de edad con discapacidad auditiva, jamás imaginaron que el destino les tenía una grata sorpresa. A través de una cruzada interinstitucional del gobierno de la ‘Bogotá Mejor Para Todos’, esta familia salió de un pasado lleno de incertidumbre y carencias, ahora según sus propias palabras, vislumbran un futuro mejor.

La historia de María Paz Pizza, es de aquellas de "no te lo puedo creer". Con una infancia difícil, llena de angustias y temores. María Paz se alejó de su casa, en el Departamento del Tolima a la edad de 8 años, ante la falta de afecto de una madre alcohólica y un padrastro que abusaba de una chiquilla.

Lejos de encontrar la tranquilidad ya más adolescente se encontró con la macabra violencia que enfrentaba Colombia en la década de los 70 por cuenta del conflicto armado, violencia que vuelve a ensañarse con ella al ser violada en circunstancias que prefiere no recordar.

Totalmente confundida y huyendo de todo tipo de violencias, María Paz decidió viajar en 1981 a Bogotá junto con sus tres hijos e iniciar una nueva historia. Después de muchos ires y venires sobre el 2010, esta madre cabeza de familia por ese entonces conoció a Miguel Ángel, un cundinamarqués trabajador y noble, quien también llegó a Bogotá huyendo de otro tipo de violencia, la doméstica, aquella del ‘rejo y palo’, esa que vivía en casa casi a diario por parte de sus padres.

Cuenta María que lo que más le llamó la atención de Miguel, fue que más que buscar ser su esposo y adueñarse de sus decisiones, se volvió un amigo con quien trabaja palmo a palmo convirtiéndose en su soporte de vida y amando a sus hijos como propios. Y fue precisamente Miguel quien llegó para oxigenar la vida de una mujer que necesitaba urgentemente de afecto, de comprensión de amor.

En 2017, el día a día de Miguel y María era asfixiante, era una especie de lucha diaria contra el reloj, madrugando muy temprano (3:00 a.m.), para cocinar lo que había y salir a trabajar para que el hijo mayor, Francisco, haciendo las veces de padre y madre, atendiera a sus hermanos y se comunicara con ellos mediante señales rudimentarias para atender sus necesidades. Esta situación, que para sus padres era estresante, al no poder estar al frente de sus hijos ya que llegaban tarde en la noche (10:00 p.m.) por estar trabajando o de lo contrario no había comida ni techo.

Pero fue Miguel Ángel quien se enteró de los servicios que ofrece la Secretaría Social a través del Centro Amar Corabastos, cercano a su lugar de residencia, y a partir de ese día el destino de la familia Marulanda Pizza empezó a ver la luz al final del túnel.

Cuentan Miguel y María que los gemelos empezaron a recibir el cuidado y alimentación con calidad nutricional necesaria para su desarrollo, así como el aprendizaje adecuado mediante talleres dictados por profesionales idóneos para alimentar su conocimiento y poder desarrollar sus habilidades, esta situación generó en sus padres una tranquilidad, aquella que por muchos años fue esquiva, y que ahora les quitaba presión. Esta situación fue capitalizada por María quien culminó sus estudios secundarios gracias a un proyecto del ‘Bachiller Adulto’ promovido por la Secretaría de Educación y Miguel logró capacitarse en seguridad aprovechando una capacitación del IPES, todos proyectos de la Administración 'Bogotá Mejor Para Todos'.

Pero no solo estos padres y sus gemelos han aprovechado los proyectos de apoyo social del Alcalde Peñalosa, también la mamá de Miguel, quien con 76 años recibe los beneficios que le ofrece un Centro Día de la Secretaría Social.

Ya con formación, esta joven pareja logró acceder a mejores oportunidades laborales y obtuvieron un mayor ingreso monetario, circunstancia que les permite fortalecer su proyecto de vida familiar además de poder compartir algo más de calidad de tiempo con sus hijos.

Ahora estos padres buscan a través de una iniciativa propia constituir la ‘Fundación Filantropía’ para devolver de alguna manera lo mucho que han recibido del Distrito a otras familias que como ellos enfrentan aún problemas más graves que los vividos en carne propia. Según ellos ya están más preparados y sin tensión para enfrentar la vida, gracias a la mano amiga que les tendió el Distrito, apoyando a los más vulnerables y reafirmando que la 'Bogotá Mejor Para Todos', no es un simple slogan, es una realidad.
 

 
 
Facebook

Twitter

 

 
Bogotá, mayo 18 de 2018. Hace más de tres años, Sandra Liliana Pastrana se enteró que estaba embarazada de Salomé, una hermosa niña nacida en Bogotá el 14 de julio de 2014. Fue una verdadera bendición, pues según la ecografía y los exámenes realizados durante el embarazo de Sandra, todo apuntaba a que su bebé debía nacer en septiembre y no en julio como sucedió.

Sandra concibió a la niña a los 39 años, por lo cual su embarazo se convirtió de alto riesgo, por lo que tuvieron que hospitalizarla cuando transcurría el sexto mes de gestación.

Los médicos, basándose en una ecografía, programaron la cirugía, sin darse cuenta que tenía un error de digitación y sin escuchar a Sandra quien les pidió que no la operaran, pues tan solo tenía 37 semanas y su bebé podía estar en riesgo.

Lamentablemente los doctores no quisieron escucharla ni prestarle atención a sus observaciones y, durante la cirugía, a Salomé le dio un derrame cerebral por falta de oxígeno, ya que no había cumplido el tiempo dentro del vientre para desarrollar su cerebro y sus pequeños pulmones de forma correcta. Ya no había nada que hacer, solo quedaba salvarle la vida a la niña y a la madre, a quien durante el procedimiento le dio una tromboflebitis, lo que hacía que todo se complicara un poco más.

Sandra, su esposo y sus dos hijos mayores, jamás pensaron que por errores humanos y profesionales la vida les cambiara radicalmente. Fue difícil la situación por la que atravesó esta familia desde el nacimiento de Salomé, puesto que era algo que no se esperaban y ni se imaginaron pudiera llegar a suceder.

Por esta razón, Sandra manifiesta con lágrimas que: “Salomé es un milagro”, y que en ese momento, sólo le quedaba tener Fe, por lo que fue más grande la esperanza a pesar de la parálisis cerebral de su niña.

La perseverancia y la unidad superan cualquier adversidad

Salomé va a cumplir 4 años y a raíz de su parálisis cerebral, la parte derecha de su cuerpo tiene poco movimiento, aunque ha logrado salir adelante con el esfuerzo de sus padres y sus hermanos. Ella a pesar que no puede movilizarse completamente, es una niña feliz, activa, tierna, inteligente, perseverante y muy dulce.

Antes del nacimiento, sus padres tenían un negocio independiente para poder laborar y tener una mejor calidad de vida con sus hijos y suplir las necesidades del hogar. Pero, cuando madre e hija estuvieron hospitalizadas al mismo tiempo todo se empezó a complicar; ya no había quién atendiera, quién comprara los productos para vender, no podían estar pendientes del negocio y una serie de circunstancias llevaron a la pérdida del mismo.

Sin embargo, los Clavijo Pastrana son una familia “echada para adelante”. Son personas humildes, luchadoras y que a pesar de las adversidades buscan la manera de salir adelante, se esmeran por darle lo mejor a sus hijos o al menos lo necesario para vivir y ser felices.

Para su tranquilidad, luego de pasar por tan difícil situación económica y familiar, cerca de donde viven cuentan con el jardín ‘Delicias’, de la localidad de Kennedy, donde les brindaron una mano amiga para que Salomé tuviera un lugar donde formarse, desarrollar sus habilidades y capacidades.

Salomé llegó en el año 2017 a alegrar la cotidianidad de las maestras, a compartir su vida con los niños y las niñas que estudian en el jardín infantil y como dice la mamá: “nos cayó como anillo al dedo, ya que el jardín queda cerca de nuestra casa y nos permite ahorrar gastos y Salomé se encuentra en un lugar apto, agradable y con todas las condiciones que buscan unos padres para que ellos disfruten su niñez”.

“Después de la tormenta, llega la calma”

Desde que Salomé ingresó al jardín de la Secretaría Social todo fue mejor. “Ha sido una bendición el hecho de que ella tenga contacto con más personas y todo se lo debo a las maestras de Integración Social que me la acompañan, ven por ella, la motivan a persistir y nunca desistir. Le agradezco a la vida por esta oportunidad, ya que el avance de mi hija ha sido valioso” dijo Sandra, a la vez que destacó la dedicación, la paciencia y entrega de parte de las maestras, como parte fundamental para el desarrollo integral de la niña. La inclusión en todas las actividades, el hecho de que no exista ningún rechazo por su discapacidad. También, ha llevado a que cada día sea una niña más autónoma y persistente.

Salomé en la parte derecha del cuerpo no tenía motricidad, pero con el pasar del tiempo; su interacción con la familia, las maestras y amiguitos del jardín, ha avanzado bastante en su desarrollo físico y cognitivo. A través de un proceso de cuidado, paciencia y mucho amor, Salomé ahora puede mover un poco más su cuerpo, ha adquirido fuerza y destreza; recibe terapias integrales, como terapias físicas, de lenguaje y terapia ocupacional, lo que ha generado que en ocasiones, se valga por sí sola.

Hoy, es una niña ágil, su aprendizaje es rápido, tiene una buena comunicación, pues los que están con ella constantemente logran entenderle perfectamente, por eso para Salomé la discapacidad no existe.

“Con la ayuda de ustedes Salomé ha podido salir adelante, continuar a pesar de las adversidades que se le presentan en el camino, partiendo de la fe, de la ayuda que he recibido por parte de las maestras de estos jardines y de la mano amiga que esta Alcaldía del señor Peñalosa le brinda a la gente como yo. Ahora me siento en deuda con la entidad, pues, Salomé ha creado vínculos entre los niños y las niñas del salón, entre todos la cuidan, la ayudan, le prestan atención y la motivan a ser mejor cada día”, concluyó la agradecida madre.

Esta pequeña y hermosa niña ahora es más feliz, se emociona cuando le dejan tareas, le encanta coger su cuaderno y realizar las actividades propuestas por las maestras como pintar, rayar, rasgar, pegar; se las disfruta mucho. Su participación en todos los ejercicios la hace sentirse especial y con ganas de trabajar en pro de su bienestar.

Salomé Clavijo es el centro de atención del jardín infantil ‘Delicias’. Allí están pendientes de su salud, su educación y de su proceso en general. Es un claro ejemplo de cómo la Secretaría Social cambia la vida de las familias, las transforma positivamente y consigue una ‘Bogotá Mejor Para Todos’ a partir de la inclusión social, la solidaridad, comprensión y la vocación de servicio.
 

 
 
Facebook

Twitter

 

 
Bogotá, mayo 23 de 2018. No había libreto. Tampoco protocolo. Menos gotas falsas en sus pómulos. Las lágrimas que recorrieron las mejillas de Kevin Santiago, al recordar sus días en las calles trabajando, fueron tan reales, como las mismas que brillaron en los ojos del alcalde, Enrique Peñalosa Londoño.

Fue un encuentro ameno, agradable, honesto, transparente. Kevin, de 12 años, contaba al público su testimonio y la felicidad que sentía al no trabajar y pasar sus días entre música y libros. El Alcalde Mayor, por su parte, anunciaba que el trabajo infantil en la capital había bajado y que, como Kevin, había 87 mil niños menos víctimas del flagelo.

Y sin embargo, entre las lágrimas, la ternura y los vestigios de tristeza que alcanzó a lograr su relato, Kevin no pudo terminarlo. Su emoción no lo dejó. Evocar esos días, y ver a su mamá, entre los asistentes, terminó por aplastarlo.

El Alcalde, visiblemente emocionado, lo tomó entre sus manos y lo consoló. Fue un abrazo largo y sentido. El dolor de Kevin, era el dolor de miles de niños y niñas, quienes pasan su infancia muy lejos de rondas y juegos infantiles.

“Cuando yo iba a trabajar me tocaba vender capas frente a centros comerciales. Me tocaba recibir plata y cuando se me perdía me regañaban. Mi papá no sé dónde está. Mi mamá nos consiguió estudio y ya después del estudio salía a trabajar con ella”, recuerda Kevin, quien pasó 7 años de su vida en las calles en esa labor.

“Lo más feo es que pasaba mucha gente, yo como desde los 5 ó 6 años y se reían de verme trabajando y eso. Algunas veces era desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde que tenía que estar trabajando. No me gustaba ir a trabajar cuando me tocaba, porque yo quería era estudiar y conocer un talento, en cambio cuando yo trabajaba en la calle no sabía cuál era mi talento verdadero”, dice el niño.

Y fue precisamente cuando mostraba su talento, que es cantar música urbana, que Kevin rompió en llanto en medio de la presentación. No fue el único, junto con el alcalde, todos los asistentes hicieron lo mismo. El sentimiento de Kevin fue el de todos.

“Quiero ser rapero. Éste es mi talento y pues en mi colegio también hay improvisadores raperos y eso me ayuda a mejorar mi talento”, sentencia Kevin, mientras envía un mensaje a los padres de la capital, quienes por diversos motivos tienen a sus hijos trabajando. “Pues que sienten cabeza que porque los hijos no vinieron a sufrir y mucho menos pedimos que nos trajeran a sufrir”.

Y si Kevin aprendió mucho, su mamá más. Ella, una guarda de seguridad, según el niño cambió su semblante y ahora tienen una mejor relación.

“Ella está contenta porque yo estoy en este centro y ya no tengo tanto riesgo como antes, de estar en la calle y buscarme problemas”, finaliza.

Es importante recordar que el trabajo ampliado incluye actividades desarrolladas por niños, niñas y adolescentes en calles y barrios, en ventas ambulantes, ‘bicitaxismo’, trabajo en plazas de mercado, reciclaje, entre otros y además la realización de oficios en el hogar, cuidado a personas mayores, con discapacidad o de sus hermanos.

Actualmente el Trabajo Infantil Ampliado en Bogotá bajó del 11,0 por ciento en 2014 al 5,3 por ciento en 2017, una reducción de 5,7 puntos porcentuales, según el último informe del DANE, lo que permitió superar anticipadamente la meta trazada en el Plan de Desarrollo de ‘Bogotá Mejor para Todos’ de reducir 4 puntos porcentuales la tasa de trabajo infantil.

Finalmente, en las localidades donde más se presentan casos de trabajo infantil son: Kennedy, Bosa, Santa Fe, San Cristóbal, Ciudad Bolívar, Usme y Engativá.
 

 
 
Facebook

Twitter

 

 
Bogotá, mayo 13 de 2018. Una gran sorpresa se llevó la comunidad del barrio Palermo Sur, al ver llegar al alcalde mayor Enrique Peñalosa acompañado de varios miembros de su gabinete y las autoridades locales, quienes realizaban un recorrido por la localidad de Rafael Uribe.

“Venimos a verificar el desarrollo de las obras que estamos adelantando en este sector”, le dijo el mandatario a un grupo de residentes que se aglutinó para saludarlo.

Y se trataba de constatar los trabajos que en más de 250 metros cuadrados se están adelantando y que incluye un polideportivo y un jardín infantil de la Secretaría Social.

La unidad, que lleva el mismo nombre del barrio, albergará a 104 niños y niñas que disfrutarán de diferentes espacios como aulas para maternos, caminadores, sala lactante, área administrativa, cocina, comedor, lavandería, cuarto de aseo, baños y área de juegos.
 
 

El Inmueble, que se encontraba abandonado desde hace 5 años, comenzó a ser adecuado desde hace 6 meses y a la fecha lleva un avance del 89%.

El costo de la obra supera los 470 millones de pesos y tiene que ver con el cambio completo de cubierta y estructura de la misma, pañete y pintura, cambio de la red hidráulica, sanitaria, gas, interna y externa, enchapes, renovación de baños, adecuación de aulas y cambio de red eléctrica entre otros.

El Jardín infantil Palermo Sur que es sometido en este momento a acabados internos y externos, quedará listo para el disfrute de los niños y niñas de este sector del suroriente, en el segundo semestre del presente año.

Más obras en Rafael Uribe Uribe

Y como la prioridad para la administración del alcalde Peñalosa siguen siendo los niños y las niñas, antes de concluir su administración, dejará concluido en esta localidad el jardín infantil Las Acacias, que hace parte de los 11 jardines prometidos en su plan de gobierno.

Esta unidad de más de 3.000 m2 contará con 300 cupos y una inversión que supera los 8.000 millones de pesos para la construcción de diferentes espacios como sala materna, salón de caminadores, salones de párvulos, baterías de baños línea infantil, área administrativa, cocina, comedor, lavandería, cuarto de aseo, baños para adultos y área de juegos.

El proyecto está en etapa de estudios y diseños arquitectónicos, estructurales, eléctricos, hidrosanitarios y estudios técnicos.

A la par con estas obras, la Secretaría Social adelanta el mantenimiento del jardín infantil Colinas que tiene una capacidad para 288 niños y niñas y la inversión es de $ 425 millones de pesos Su avance es del 52 %.

Es de recordar que en el 2017 el alcalde Enrique Peñalosa entregó en esta localidad un nuevo jardín que cumple con todos los estándares de calidad: el jardín Travesuras de Colores con 143 cupos y su inversión fue de $2.638 millones de pesos.

De igual forma en febrero de 2018, se entregó a la comunidad totalmente terminado y dotado, el jardín infantil San Jorge, con un área construida de 762.15 m² y con capacidad para ofrecer una atención integral a 220 niñas y niños en ambientes adecuados, seguros y protectores. Su inversión fue de $1.011 millones de pesos.

Igualmente y para beneficio de las personas mayores de Rafael Uribe Uribe, en 2018 se hará entrega de las adecuaciones del centro día Palabras Mayores y una capacidad de 50 cupos.

Durante la ‘Bogotá Mejor Para Todos’, en la localidad de Rafael Uribe, se ha priorizado la prestación de los servicios sociales. Durante el último año, alrededor de 38.509 personas fueron atendidas en todos los servicios de la Secretaría en la localidad.

La inversión total de $39.158 millones de pesos, permitió atender a 4.410 niños y niñas en 28 jardines infantiles, 258 niños, niñas y adolescentes menores de 18 años a través de la estrategia móvil para prevención del trabajo infantil, 3.150 niños y niñas de 0 a 2 años, y madres gestantes y lactantes en creciendo en familia.

Otras acciones tienen que ver con la atención de 7.599 personas en 1 Comisaría de Familia, 101 personas en 1 centro crecer, 872 beneficiarios con discapacidad recibieron bono canjeable por alimentos y 860 personas mayores atendidas en 1 centro día.

La Secretaría Social por medio de la subdirección local, beneficio a 15.846 personas mayores con apoyos económicos, a 102 personas LGBTI atendidas, sus familias y redes de apoyo y a 673 jóvenes en la casa de la juventud.

Gracias al programa Bogotá te Nutre, 5.104 personas se beneficiaron en 13 comedores comunitarios, 4.718 más recibieron bono canjeable por alimentos y 555 personas con canasta de complementación alimentaria.
 

 
 
Facebook

Twitter

Página 1 de 46

Noticias Recientes
Infancia y Adolescencia 22 Mayo 2018

La tasa de Trabajo Infantil en Bogotá bajó 5,7 puntos

La tasa de Trabajo Infantil en Bogotá bajó 5,7 puntos
• Hoy Bogotá tiene 87.000 niños y niñas menos realizando al...
Infancia y Adolescencia 23 Mayo 2018

“Gracias a la ‘Bogotá Mejor Para Todos’ estamos más preparados para enfrentar la vida”: Familia Marulanda Pizza

“Gracias a la ‘Bogotá Mejor Para Todos’ estamos más preparados para enfrentar la vida”: Familia Marulanda Pizza
Bogotá, mayo 23 de 2018. Sin saberlo la familia Marulanda P...
Infancia y Adolescencia 23 Mayo 2018

Kevin, el niño que hizo llorar al alcalde Peñalosa

Kevin, el niño que hizo llorar al alcalde Peñalosa
Bogotá, mayo 23 de 2018. No había libreto. Tampoco protocol...
Footer