SDIS
Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia
A- A A+

Las manos que lo ‘ven’ todo

 

 
Bogotá, septiembre 30 de 2019. “Mirándonos a los ojos expresábamos lo mucho que nos queremos. Hasta que un día comenzó a perder la visión, pero en su mente quedó el recuerdo de mi físico, especialmente mi mirada. Pero eso no fue un obstáculo, después de 13 años de relación decidimos casarnos”.

Las expresiones salen de los labios sonrientes y de la figura alegre de una mujer que con gran madurez tiene los mejores calificativos para ese ser que la acompaña desde hace varios años, pero que desde hace tres meses se convirtió en su esposo.

“Es un gran ser humano, un gran hombre, persona inteligente, capaz, centrado, maduro, es una persona divina; estoy enamorada de él”. Lucía Rincón García, una bogotana enamorada, aceptó ir al altar el pasado 29 de junio de la mano de Carlos Alfonso Ceballos, otro bogotano de 58 años y con discapacidad visual.

Se conocieron en la Alcaldía Mayor siendo trabajadores de Misión Bogotá, en donde dictaban talleres y gracias a ese ir y venir durante seis meses, decidieron aceptarse en noviazgo. “Recuerdo que él tenia baja visión y con el paso del tiempo la fue perdiendo, pero los dos estuvimos en todo el proceso”, dice Lucía.
 
 
 

“Él entró en depresión a pesar de la rehabilitación, pero todo el tiempo estuvimos juntos y comenzamos a salir adelante. Al perder la visión me dio mucha tristeza pero nos dimos cuenta que no se nos había acabado la vida y es por eso, que en todo momento lo veo como una persona normal, como si viera. Él guarda en su mente mi recuerdo físico y sobre todo mi mirada”.

De esta forma, la esposa de Carlos Alfonso nos abre la puerta de sus sentimientos y nos llevó a conocer más a fondo los pensamientos de un hombre que siempre ha querido salir adelante a pesar de su condición.

Desde pequeño nació con miopía degenerativa y poco a poco fue perdiendo la visión, por lo que inició una rehabilitación en el CRA (Centro de rehabilitación para adultos ciegos con baja visión). Aprendió la ‘masoterapia’ y se capacitó en masajes en el SENA y se acabó de graduar el pasado 20 de septiembre en el Centro de Desarrollo Comunitario (CDC), ‘La Giralda’, en la localidad de Fontibón y perteneciente a la Secretaría de Integración Social.

A pesar de su condición de discapacidad visual, Carlos Alfonso ha realizado diversas capacitaciones en el Centro de Desarrollo, como marroquinería, mercadeo y emprendimiento del SENA y seis cursos de masajes dictados por el ‘SPA MIDA’. Cursos ofertados por el CDC bajo el subcomponente de mejoramiento de ingresos económicos.

Las manos de Carlos Alfonso, ya han comenzado a rozar y deslizarse sobre la piel de su paciente, como una maniobra introductoria a cualquiera de sus sesiones, maniobra que se le conoce como ‘maniobra inicial’ o ‘toma de contacto’. Así mismo se emplea para finalizar el masaje.

Pero mientras lo explica, un roce en su ritmo lento y uniforme recorre la espalda de su clienta, quien se beneficia de la calidad del servicio. “Los beneficios son grandes y permiten desaparecer molestias como el estrés acumulado en el cuello, la espalda o cualquier parte cuerpo. Los dolores de cabeza, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema digestivo”, dice con cierto sentimiento de agradecimiento.

Mientras recorre el cuerpo que tiene bajo sus manos, pero sin poderlo ver, habla de los masajes holísticos, el desestresante, la ‘bambúterapia’, la ‘maderoterapia’ y el masaje manual. Según él, cada uno es de acuerdo con las necesidades de las personas.

“El masaje es esencial en cualquier momento y no deben existir síntomas que impliquen hacerlo o que se tenga una molestia física. Por ejemplo, un deportista antes y después de la competencia lo hace. El masaje previene muchas enfermedades y molestias físicas. Si una persona trabaja todo el día en su computador, requiere de un masaje preventivo”, destaca.

Esta pareja de bogotanos, ya han tenido la oportunidad de realizar varios domicilios, pero desean que se les brinde la oportunidad de llegar directamente a los hogares, a los salones comunales, a las empresas y a las instituciones del Estado para poder mostrar sus servicios y poder salir adelante.

“Nuestra aspiración es poder trabajar, dar a conocer mi idea loca, como es la de dar a conocer el masaje de una forma profesional, que la gente sepa sobre sus beneficios, que no les de miedo y temor de mostrar su cuerpo, salir de ese tabú”, dice Carlos.

Y agrega, “es difícil tocar las puertas por la desconfianza generada por la delincuencia, los robos, los atracos, las violaciones, pero nosotros queremos que nos conozcan para poder salir adelante y poder lograr contar con una empresa conformada por 50 personas mayores de 50 años que hoy nadie las emplea y aquellas con discapacidad visual auditiva, que puedan manejar sus manos”.

“Esa ‘locura’ de los masajes, la tiene desde cuando estaba en rehabilitación y ahora quiere crear empresa, muy difícil pero no imposible”, dice Lucía, su esposa, tras destacar que todos sus conocimientos se los debe a él, quien la llevó al Centro de Desarrollo Comunitario ‘La Giralda’, en donde se graduó en estética y belleza. 

 
 
Facebook

Noticias Recientes
Otros 05 Diciembre 2019

Secretaria Gladys Sanmiguel, invitada en evento de migración en Washington

Secretaria Gladys Sanmiguel, invitada en evento de migración en Washington
Bogotá, diciembre 5 de 2019. Bogotá, con la crisis migrator...
Discapacidad 05 Diciembre 2019

´En bici a clase´, la historia de doña Blanca y su hijo, con discapacidad, quienes rompen límites

´En bici a clase´, la historia de doña Blanca y su hijo, con discapacidad, quienes rompen límites
Bogotá, diciembre 5 de 2019. Son las 7 de la mañana en la f...
Discapacidad 05 Diciembre 2019

¡Pilas!, cupos para niñas y niños, con discapacidad auditiva, en el jardín ‘Argelia’, de Kennedy

¡Pilas!, cupos para niñas y niños, con discapacidad auditiva, en el jardín ‘Argelia’, de Kennedy
Bogotá, diciembre 4 de 2019. El jardín infantil ‘Argelia’,...
Footer