SDIS
Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia

 Subdirectora para la Adultez

 
· La alerta se dio los primeros días de noviembre, luego de que una trabajadora social avisara a funcionarios de Integración Social, sobre la extraña solicitud de un supuesto trabajador.
 
· La entidad, tras revisar el caso, identificó que el falso servidor solicitó $100 mil pesos, para conseguir un cupo en uno de los centros del Distrito.

· La Secretaría Social recuerda a la ciudadanía que todos sus servicios son totalmente gratis.

· 90 ‘ángeles azules’ y 20 cuidadores de la ciudad estuvieron sensibilizando a la comunidad en Rafael Uribe Uribe e invitando a los habitantes de calle a aceptar la oferta del Distrito.

Bogotá, noviembre 20 de 2017. La Secretaría Social informa y alerta a toda la ciudadanía que en pasados días se identificó el caso de un falso funcionario que habría solicitado 100 mil pesos a una familia del sur de la ciudad, para supuestamente conseguir un cupo en uno de los Centros del Distrito para la población de habitantes de calle, una de las prioridades del programa del alcalde mayor, Enrique Peñalosa Londoño.

El caso se presentó en un centro médico del sur de la ciudad, luego del ingreso al servicio de urgencias de un joven quien, tras revisar el sistema, se encuentra que no tenía red de seguridad social por lo que se solicita el apoyo del Distrito, en este caso de la Secretaría Social.

Al momento en el que un funcionario de la entidad se acerca al hospital, se encuentra con el reporte de una trabajadora social, quien informa que el día anterior había venido otro supuesto trabajador de la entidad, quien tras hablar con la familia del joven afectado, les solicitó la suma de dinero para ingresarlo a uno de los centros de atención para habitantes de calle, específicamente a Bakatá.

En vista de la irregularidad de la situación, la persona que había ido a recepcionar el caso habló con la familia del joven, para garantizarle la prestación de los servicios y alertó a la comunidad hospitalaria para evitar este tipo de estafas.

El falso funcionario, quien entregó un nombre a la familia del joven afectado, ya fue reportado ante las autoridades competentes para que se realice la respectiva investigación.

La Secretaría Social recuerda a la ciudadanía que todos los servicios que se prestan en la entidad para las personas más vulnerables, son totalmente gratuitos.

Sensibilización en Rafael Uribe Uribe

Por su parte, el día de hoy más de 90 ángeles azules y 20 cuidadores de la ciudad estuvieron desarrollando actividades de sensibilización al dialogar con la comunidad de Rafael Uribe Uribe, para continuar con la oferta de servicios para habitantes de calle en este sector.

En la avenida caracas, entre calles 31 y 45 sur, los ángeles azules abordaron a la ciudadanía sobre temas relacionados a la prevención y atención del fenómeno de habitabilidad en calle.

Además, los cuidadores de la ciudad, quienes son exhabitantes de calle, en compañía de Aguas Bogotá realizaron una jornada de limpieza y ornato en el sector. A su vez, se realizaron cuatro diálogos comunitarios itinerantes sobre el fenómeno de habitabilidad en calle y sobre el manejo adecuado de residuos.

La jornada tuvo también como objetivo construir un pacto con la comunidad para el cuidado de los espacios públicos y consolidar acuerdos para la convivencia entre la comunidad y los habitantes de calle.
 

 
 
Facebook

Twitter
 
 

 
Bogotá, 9 de Octubre de 2017. Carlos Julio Toro hace más de 11 meses viene disfrutando de todo lo que la vida le ha vuelto a brindar: alegrías, satisfacciones, sacrificios y recompensas. Y todo gracias a la decisión que tomó en la madrugada del 28 de mayo del 2016, cuando el Distrito adelantó la intervención del antiguo ‘Bronx’. Ese día decidió dejar muchos años viviendo en la calle pasando por el antiguo ’Cartucho’ y terminando en el infierno de la ‘L’.

La situación de desplazamiento que para la gran mayoría de colombianos fue un tema que por muchos años azotó a diestra y siniestra los sectores campesinos y rurales de muchos municipios del país, esa violencia llena de masacres generadas por grupos armados al margen de la ley, tocó muchas veces las puertas del seno de su hogar. “A la edad de 24 años tuve que ver la muerte de mis familiares. Varios de ellos asesinados por culpa del vicio o las malas compañías. Otros por la simple terquedad de algunos violentos que mataban sin piedad en mi tierra”, comenta melancólicamente Carlos Julio, remembrando los tiempos de violencia.

Al tratar de huirle a las balas de la violencia y viviendo las constantes presiones de las amenazas, Carlos julio decidió tomar un rumbo desconocido. La capital de país era la mejor opción y a pesar de no tener trabajo, vivienda o dinero en el bolsillo, decidió aventurarse y tomar rumbo a Bogotá. La bienvenida como todo aquel caminante incierto, no fue la mejor: la calle, el desempleo, la falta de plata y el hambre fueron el pan de cada día para su vida.

Su desplazamiento no fue el mejor contorno a la hora de tomar decisiones. Desafortunadamente para su vida los caminos lo llevaron directamente a la calle. Las puertas del antiguo ‘Cartucho’ lo recibieron con los brazos abiertos. “Lo que no me imaginaba era buscar algo de refugio y que a la vez ese lugar iba a empezar a acabar con mi vida”, menciona Carlos, quién ahora luego de esos 20 años en la calle trata de olvidar ese trágico momento.

Vivió mendigando por mucho tiempo en la calle hasta que lo llevó definitivamente a ‘El Bronx’. Allí ya hasta la familia lo había olvidado, su hija hermosa, la única de su vida, ya ni recuerdos en la mente tenía de ella. Pedía comida en la calle, las cafeterías, restaurantes y la ‘olla’, los cuales eran sus sitios frecuentes. “Tener que pedir una limosna en donde la mitad me la fumaba y lo otro me lo comía en algo, siempre me llevaba más al consumo”, recuerda Carlos.

Volver a empezar en tierras antioqueñas.

El día cuando fue la intervención del ‘Bronx’, Carlos Julio ya no le veía salida a ese túnel oscuro del vicio y la mendicidad con el que llevaba la vida. Al escuchar a los ‘Ángeles Azules’, -equipo de la Secretaría de Integración Social que a diario le ofrecen ayuda a los habitantes de calle-, Carlos tomó la decisión de ir a un hogar de paso y porque no empezar de nuevo, y poder sonreírle a la vida.

Desde ese día han pasado 11 meses en la nueva vida de Carlos. El pelo y la barba larga que por varias décadas lo acompaño, terminó en la caneca de los recuerdos. El baño diario, la alimentación sana y la compañía de nuevas personas; todas ellas alejadas del vicio y la calle, fueron los motivantes para seguir adelante. “Nunca pensaba en mí, solo en el vicio. Cuando ingresé a al hogar de paso, empecé a ver los cambios. Por esos días ya me daba cuenta del deterioro físico que tenía, por esos días volví a pensar en mi familia y en especial en mi hija bella a la cual por más de 19 años no veía”, dice Carlos, quien por un momento hace un silencio en su diálogo, y ofrece gracias a su Dios el que lo acompaña siempre.

A la fecha, Carlos Julio ya realizó varios cursos de electricidad, seguridad, sistemas y soldadura. Actualmente adelanta su proyecto de vida trabajando varios días en una empresa privada en donde gracias al trabajo psicosocial del Centro de Atención Transitorio logró ser aceptado y lleva ya cuatro meses adelantando labores en un cultivo de flores. Hace más de 20 años no sabía que era trabajar. Ha recibido de nuevo un salario digno, sin robarle a nadie o tener que mendigar. “Con mi primer pago, fruto de mi trabajo, me di mis gustos. Fui a un buen restaurante bien bueno, comí lo que yo quería y me compré tenis. Dejo para mi ahorro programado en mi plan de vida, voy a la iglesia, me compro lo que quiera”, dice Carlos sonriendo y evocando todas las emociones de las cosas que disfruta a diario.

De manera juiciosa asiste a sus cursos de formación y muy puntual llega también a la empresa donde trabaja. El tiempo que le queda, que es muy poco en su proceso de recuperación, lo aprovecha para hablar por teléfono con su familia y su bella hija. El acento ‘paisita’ que heredó por tradición, lo motiva aún más para devolverse a su tierra al lado de la familia. Quiere visitar de nuevo sus tradicionales pueblitos, darse una vuelta por el ‘metro’ y recorrer de nuevo las calles de las tierras antioqueñas que lo vieron nacer.
 

 
 
Facebook

Twitter
 

 
Bogotá, octubre 4 de 2017. Como si fuera un condenado al patíbulo, quien presiente que la hora de su fin está cerca, un amigo de Guillermo Pabón, cuatro días antes de ser asesinado y quemado vivo, le pidió en forma casi de súplica, que le cuidara a ‘Lucky’, un perro criollo de siete años de edad.

Desde entonces, hace un año ya, Guillermo, un peruano que lleva viviendo 17 años en las calles capitalinas, no se despega de ‘Lucky’, ni ‘Lucky’ de él. Como él mismo dice, es una fuerza casi tan intensa, como la del metal con el imán.

Guillermo, quien además tiene a ‘Perucho’, fue uno de los habitantes de calle, quienes participaron en el lanzamiento del programa Distrital ‘Huellitas de la Calle’, que busca atender a las mascotas de las personas de esta población.

“’Lucky’ es adoptado. Un amigo me lo encargó antes de morir. Como yo tengo cáncer en el hígado le dije que me cuidara a mi perro, a ‘Perucho’, y me dijo: ‘no más bien puede ser que me cuides el mío’ y a los cuatro días lo mataron. Es un animal fiel y anda detrás mío como si fuera un imán, para arriba y para abajo día y noche. Vengo a asistir a la jornada para que lo vacunen y lo revisen”, asegura Guillermo, quien se vino del país latinoamericano luego de quedarse sin papá y mamá y ser abandonado por su mujer.

De acuerdo con Andrea Millán, coordinadora del programa distrital de protección y bienestar animal, la iniciativa del programa surgió años atrás por grupos que defienden los derechos de los animales. “Es el lanzamiento oficial de ‘Huellitas de la Calle’, una iniciativa que iniciaron grupos animalistas en años anteriores. La idea es que queremos hacer jornadas de bienestar y salubridad para animales de compañía de ciudadanos habitantes de calle”.
 
 

Según Millán, estas jornadas se articulan con las que la Secretaría Social hace con los habitantes de calle. “Como ellos (H.C.), tienen sus jornadas de desarrollo personal, tienen el trabajo que se hace de focalizarlos en calle, la idea es sumarnos a este proceso haciendo acciones de atención a los animales que los acompañan. Nosotros entendemos que los animales son la única red familiar para algunos habitantes de calle que están completamente solos”.

Un personaje de televisión

‘Sparky’, ‘Brulin’, ‘Bam-Bam’, ‘Cirilo’, ‘Tribilín’, ‘Colorina’, ‘Lulu’, ‘Trompitos’, ‘Topito’ y ‘Carasucia’, entre algunos de los 14 gatos y 12 perros que llevó a la jornada, hacen parte de la familia de Alexandra Múnera, una habitante de calle de 63 años, quien hace más de 12 recoge por toda la ciudad, toda mascota que ve abandonada o en estado de vulnerabilidad.

“Me los regala la gente. Ya sabe que yo los cuido y los recibo. Puedo ir por el centro y la gente incluso me los bota en la cara. Tengo como seis gaticos pequeñitos que recogí esta semana. Como yo hago mis pesos, pues con eso los alimento”, asegura Alexandra, quien les enseña a convivir a unos con los otros. Literalmente, viven como perros y gatos, juntos.

Como si fuera la ‘loca de los gatos’ de una reconocida serie animada de televisión, doña Alexandra carga en un maletín los mininos, y en su rostro las señales del paso de éstos por su vida. Tiene rasguños en los pómulos y en los brazos. Sin embargo, ella dice que son muestras de afecto. “Ellos son mi mejor compañía. No me siento sola y todos los días están llegando a mi vida 'niños' nuevos, como ‘Carasucia’”, dice doña Alexandra, entre risas.

En la jornada se realizaron esterilizaciones, castraciones, se implantaron microchips, para tener monitoreados a los animales y se realizó una valoración por un médico veterinario para reconocer tumores y otras dolencias graves. Al Voto Nacional no llegaron solas las mascotas, los ‘Ángeles Azules’ los acompañaron, ya que saben de memoria que ellos dejan también huella en los habitantes de calle.
 

 
 
Facebook

Twitter
 

 
Bogotá, octubre 5 de 2017. El equipo de la Armada se coronó campeón en el torneo de fútbol organizado por la comunidad de vida ‘Hogar El Camino’ y el cual buscaba, por medio del deporte, fomentar la recuperación de las personas exhabitantes de calle, quienes allí se encuentran en proceso de resocialización.

El torneo, que se disputó a lo largo de dos meses y se realizó en homenaje al alcalde mayor, Enrique Peñalosa Londoño y a la secretaria Social, María Consuelo Araújo Castro, tuvo entre sus plantillas participantes a los equipos de la Policía Nacional, La Armada, City TV, Centro de Protección El Bosque, la Subdirección de Rafael Uribe Uribe, el equipo del grupo automovilístico ‘Peugeot-Citroën’, Bello Horizonte, y el conjunto de ‘Hogar El Camino’

Tras un intenso torneo, en la final se enfrentaron el equipo de La Armada contra el de ‘Peugeot-Citroën’, con un apretado resultado de 4-4 tras los 90 minutos reglamentarios. En los tiros desde el punto penal, La Armada logró salir victoriosa tras 7 emocionantes cobros.
 

“Para nosotros es muy importante participar en este torneo, no solo porque el fútbol nos da otra visión de la vida y nos ayuda para hacer deporte, sino que socializar con otras personas, con otros jugadores y muchachos de afuera, personas de bien, nos permite también hacernos una idea de lo que queremos con nuestras vidas, para mejorar en las cosas que se necesiten y así tener un proyecto de vida claro y feliz”, aseguró Andrés Flórez, participante de la comunidad de vida y del equipo de ‘Hogar El Camino’.

De acuerdo con especialistas del lugar, el deporte social comunitario y el aprovechamiento del mismo con fines de esparcimiento, recreación y desarrollo físico en la procura de integración y creatividad, sirve, por medio de la acción interinstitucional y la participación comunitaria, para el mejoramiento de la calidad de vida de manera individual, familiar y comunitaria que desde un enfoque diferencial e incluyente, fortalece la sana convivencia y valores, propiciando la transformación social.

“El fútbol además de brindar esparcimiento, transmite valores imprescindibles para el ser humano como la solidaridad, el trabajo en equipo y la convivencia pacífica brindando una mejor calidad de vida a nuestra comunidad. También las prácticas deportivas, abren un espacio de innovación para nuestra reinserción y ayudan a disminuir la segregación”, dijo Rafael Marmolejo, participante.

Con este tipo de espacios deportivos, las personas exhabitantes de calle complementan su proceso de recuperación y encuentran nuevos lugares donde desarrollar talentos que antes desconocían o estaban ocultos.
 

 
 
Facebook

Twitter
 

 
Bogotá, septiembre 20 de 2017. Durante el informe presentado sobre la ejecución de la Política Pública de Habitante de Calle en la Comisión Séptima del Senado de la República, el subsecretario de la Secretaría de Integración Social, Richard Romero Raad, aseguró que ha sido el gobierno del alcalde Peñalosa el que más recursos ha invertido en materia de atención a los habitantes de calle con una cifra que ascienda a los 277 mil millones de pesos para el cuatrienio. 
 
“Desde la Secretaría Social realizamos una atención diaria de abordaje al habitante de calle en los sitios que frecuentan así como, un trabajo preventivo para evitar que las personas que no lo están puedan tener el riesgo de habitar calle. Personas que han sufrido maltrato y que consumen drogas son poblaciones con alto nivel de riesgo para habitar en las calles. Con ellos hacemos énfasis para evitar que estos y otros factores externos los precipiten a la calle”, indicó el funcionario.

Para el alcalde Enrique Peñalosa, la atención de los habitante de calle es de vital importancia y es por eso que la Secretaría de Integración Social ha incrementado sus recursos en un 60 por ciento para optimizar los servicios de atención a esta población. Además se dio luz verde en alianza con el DANE para realizar el primer Censo de Habitante de Calle el cual brindará mayor información de esta población y permitirá focalizar la atención sobre el tema.

“En la actualidad disponemos entre las dos entidades (SDIS e IDIPRON) de 2.846 cupos de atención. En 2016 atendimos 15.565 habitantes de calle y en lo que va de 2017 hemos atendido 13.251. En las intervenciones del Bronx, cinco Huecos y San Bernardo atendimos 4.262 personas”, dijo el Subsecretario.

Finalmente Romero sostuvo que la Secretaría Social está comprometida en crear una red de apoyo con otras organizaciones para optimizar el servicio a la población de habitante de calle.
 

 
 
Facebook

Twitter
 

Página 1 de 19

Noticias Recientes
Infancia y Adolescencia 21 Noviembre 2017

Antonio Nariño y Puente Aranda, semilleros de niños felices y ambientes agradables

Antonio Nariño y Puente Aranda, semilleros de niños felices y ambientes agradables
Bogotá, noviembre 21 de 2017. Con el propósito de afianzar...
Juventud 21 Noviembre 2017

Inicia la primera serie web de la televisión pública dirigida a jóvenes

Inicia la primera serie web de la televisión pública dirigida a jóvenes
Esta serie de ficción, dirigida a jóvenes, se desarrollará...
Familia 20 Noviembre 2017

No son solo funcionarios, son guardianes, quienes ahora velan por las familias bogotanas

No son solo funcionarios, son guardianes, quienes ahora velan por las familias bogotanas
· En el marco de la ´Semana del Buen Trato´, más de 100 fun...
Footer