SDIS
Facebook Twitter YouTube Escudo Colombia

Yo Soy Gestor y Gestora de PAZ

 

Inscríbete aquí:

#YoSoyGestoraDePaz #YoSoyGestorDePaz

 

¿Qué es la estrategia gestores y gestoras de paz?

Es una estrategia de formación y divulgación basada en la normatividad nacional e internacional de la promoción del discurso público garantista de los principios fundamentales de dignidad, equidad y justicia social. Se configurará desde un horizonte ético, racional y político, que promoverá la cultura de la inclusión social de las diversas identidades, y la necesidad de lograr la plena realización de la dignidad humana y el avance democrático hacia una sociedad incluyente.

La Secretaria Distrital de Integración Social promoverá discursos de inclusión social orientados a garantizar la efectiva participación, tanto para el ajuste de sus política públicas, como para el cumplimiento del objeto institucional, el cual está orientado a lograr la efectiva realización de derechos de las personas, las familias y las comunidades, en especial aquellas que estén en mayor situación de pobreza y vulnerabilidad. Con lo cual, propenderá por una permanente información “mínima vital”, es decir aquella que la Corte Constitucional ha señalado como indispensable para la existencia autónoma y libre de una persona y para la protección de sus derechos.

La Secretaría Distrital de Integración Social quiere formar 10.000 gestores y gestoras de paz que divulguen la cultura de inclusión social en los territorios.

¿Cómo ser gestor o gestora de paz?

 

De click en el siguiente enlace y diligencie el formulario

#YoSoyGestoraDePaz #YoSoyGestorDePaz

 

Estos son nuestros Jueves por la Paz

Bogotá Humana enciende la llama de la Paz

 

1. Bogotá encendió la 'Llama por la Paz' que solo se apagará cuando se firmen los acuerdos en La Habana

En la Plazoleta San Martín (Cra 7 con 32) todos los jueves a las 5 pm, la ciudadanía se reunirá para comprometerse con la paz, ¡Paz, paz, paz! fue el grito que al unísono retumbó en la Plazoleta San Martín por las más de mil personas que se congregaron el pasado jueves 22 de enero, convocados por la Secretaría Distrital de Integración Social (SDIS), para reiterar su aspiración y respaldo a la firma de un acuerdo de paz en La Habana.

La Secretaría convocó a la ciudadanía todos los jueves a partir de este 22 de enero a la Plazoleta San Martín, en la carrera 7 con calle 32, para que cada uno encienda la llama como un símbolo permanente de reflexión sobre la construcción de la paz en Bogotá y el país en general.

Con música, danza y mucha participación popular diferentes grupos semana tras semana, encenderán esta llama como una iniciativa que hace parte de los gestores de paz cuyo número ya sobrepasa las 3.000 personas y que busca generar un gran movimiento de cultura y pedagogía por la paz con participación de la ciudadanía. “En La Habana se puede firmar el cese del fuego y hostilidades y con ello acabar la guerra, pero la construcción de la paz se va a realizar en las ciudades. En Bogotá vamos a empezar a construir la paz con criterio de participación ciudadana. Vamos a ir a los territorios, le vamos a informar a la ciudadanía qué está pasando objetivamente, le vamos a entregar los acuerdos para que los lean y tomen una decisión consciente y un criterio frente a esa paz que queremos construir”, aseguró el secretario de Integración Social, Jorge Rojas Rodríguez.

La convocatoria del pasado 22 y de todos los jueves, es un gran paso para lograr la apropiación ciudadana de este tema. Los jóvenes, las maestras, la población LGBTI y la comunidad religiosa en este primer ejercicio asumieron su papel en la inclusión social como constructores de paz.

Durante el evento representantes del Consejo Interreligioso de Colombia aseguraron que “sí es posible unir las religiones por la paz de Colombia y la paz del mundo. Mientras que la comunidad LBGTI aseguró que en Bogotá brilla la llama de la paz y de la esperanza.

Para finalizar el acto simbólico y con la invitación a que cada vez sea más la ciudadanía la que participe de los jueves de la paz, el secretario de Integración Social, Jorge Rojas Rodríguez dijo que “Todos merecemos conocer un país en paz, un país de oportunidades, un país más humano. Por eso le exigimos a las partes q están en la mesa de La Habana q firmen los acuerdos para que termine la guerra en Colombia”.



 

 

2. Con rap y magia Chapinero le apuesta a la Paz

Cada vez más, la ciudadanía se empodera de la paz. Así quedó demostrado ayer 29 de enero, cuando personas mayores, hombres, mujeres, jóvenes y niños y niñas, se reunieron en la Plazoleta de San Martín para exigir el pacto de la paz.

Las y los asistentes a la convocatoria de la Llama por la Paz, convocados por la Subdirección de Chapinero de la Secretaría de Integración Social, entre el rap y la magia reflexionaron sobre la construcción de paz en Bogotá y el país en general.

Este evento, símbolo de la necesidad de paz que tiene Colombia, está abierto para que toda la ciudadanía acompañe y reitere su aspiración para que los acuerdos de La Habana lleguen a feliz término.

La llama por la paz hace parte de la iniciativa de los gestores de paz, cuyo número ya sobrepasa las 3.000 personas. “Vamos a sobrepasar la meta de los 10.000 gestores de paz en Bogotá, que nos propusimos, esperamos para marzo contar con 20.000 personas en las calles de la capital, explicando puerta a puerta cuál es el alcance y los avances de los acuerdos de los diálogos de paz que se desarrollan en La Habana”, aseguró el secretario de Integración Social, Jorge Rojas Rodríguez.

 

3. Sectores políticos respaldaron Llama por la Paz en jornada de movilización en ‘bici’

En el marco del día sin carro realizado ayer en la ciudad, la Secretaría Distrital de Integración Social, en cabeza de su secretario, Jorge Rojas Rodríguez encendió la Llama por la Paz

acompañado del representante a la Cámara, Alirio Uribe; el concejal de la Alianza Verde Yezid García; el secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla y el subdirector local de Ciudad Bolívar, Ricardo Villa.

Alrededor de 300 personas, que por tercer jueves consecutivo exigieron la firma de los acuerdos de paz que se preparan en La Habana, se movilizaron en su ‘bici’ desde cuatro puntos de la capital hasta reunirse en la Plazoleta San Martín.

El secretario Jorge Rojas partió en su bicicleta desde la estación Museo del Oro tomando la Carrera 7º hasta llegar al lugar de encuentro, acompañado por casi 40 biciusuarios que se sumaron para pedalear por la paz. “Hoy decidimos venir en bicicleta porque ésta siempre va hacia adelante. No tiene reversa. En Colombia, tampoco debe tener reversa la paz. Por eso, el bicipaseo por la paz se afirma como un ejercicio ciudadano para decirle a quienes están dialogando en La Habana que aquí estaremos todos los jueves encendiendo la ‘Llama por la Paz’ hasta que se firmen los acuerdos que Colombia exige y reclama”, afirmó.

Esta manifestación simbólica de respaldo al proceso de paz tiene un carácter amplio que no distingue movimientos o partidos políticos. Por este motivo, el Secretario hizo un llamado a los ediles, concejales, congresistas y en general a la representación ciudadana en los cuerpos colegiados para que se sumen al llamado por la paz que clama la ciudadanía. “Se trata de construir desde la diversidad, desde la pluralidad, un gran movimiento ciudadano y político para defender la paz”, enfatizó Rojas.

Acogiendo el llamado de integración el representante a la Cámara del Polo Democrático, Alirio Uribe manifestó su apoyo al llamado ciudadano para defender y exigir los acuerdos de paz. “Estamos muy contentos con el mensaje de paz que promueve la Bogotá Humana y por ello debemos agrandar esta ‘Llama por la Paz’. Desde el Frente Amplio por la Paz venimos trabajando con firmeza para apoyar los diálogos entre el gobierno nacional y las Farc”, señaló.

“En este sentido hemos verificado el cumplimiento del 100% de la tregua propuesta por la guerrilla y por eso nos parece muy importante que el gobierno nacional avance en una tregua bilateral. Ojalá el Presidente ‘amarre los perros’ y evite que los enemigos de la paz conlleven a la ruptura del cese unilateral de hostilidades que ha hecho la guerrilla”, sostuvo.

Por su parte, el concejal de la Alianza Verde, Yezid García, respaldó la iniciativa por la paz que lidera la Secretaría de Integración Social y reconoció la importancia que tendrá la ciudad en un escenario posterior a la firma de los acuerdos.

“Acompaño la ‘Llama por la Paz’ como un acto de todos los bogotanos y bogotanas sin distingos políticos, su importancia recae en hacer notar que Bogotá, una vez se firmen los acuerdos, será un territorio que facilitará la convivencia, la integración, la tolerancia y la verdad”, enfatizó García.

Finalmente, el secretario de Integración Social hizo un llamado a todos los partidos y movimientos políticos, a las diferentes iglesias y credos religiosos y a cada una de las ciudadanías, para invitarlos a respaldar el proceso de negociación, desde este escenario que se realizará todos los jueves y decirle ‘Sí a la Paz’.

La Secretaría de Integración Social se compromete con la paz, con la Bogotá Humana seguirá realizando los derechos sociales como la ruta segura y sostenible para lograr la paz en Colombia.

 

4. Llama por la Paz acoge el Día Internacional de la Mano Roja para decir ¡No a la Violencia!

La Llama por la Paz recogió los reclamos de nuestros niños quienes en una sola voz pidieron a la sociedad la garantía de sus derechos.

Una emotiva tarde vivieron cerca de 500 bogotanos este jueves en el marco de la conmemoración de la Llama por la Paz que coincidió con el Día Internacional de la Mano Roja. Adultos, jóvenes y niños reunidos en la Plazoleta San Martin alzaron su voz para rechazar todo acto de violencia que afecta a la niñez de nuestro país, y en particular, la masacre de 4 menores ocurrida en días pasados en el departamento del Caquetá.

A la manifestación, que estuvo encabezada por el Secretario de Integración Social, Jorge Rojas, se sumaron el Senador del Polo Democrático Iván Cepeda, el Secretario de Educación Oscar Sánchez y la Alta Consejera para los Derechos de las Víctimas Ana Teresa Bernal. Todos, en una tarde de actividades culturales, artísticas, música y simbolismo, hicieron un llamado ala ciudadanía a sumarse con su voz, reflexión y compromiso en torno a la paz y al rechazo tácito del reclutamiento de menores en la guerra.

“Una sociedad que se vuelve indiferente frente a la violencia contra la niñez no es una sociedad preparada para suscribir la paz. En este esfuerzo que hemos venido construyendo durante cinco jueves, podemos decir que la Bogotá Humana no solo incluye en la ruta de derechos a los niños y las niñas sino que tenemos la capacidad de poner el corazón y la solidaridad frente a todos los actos de violencia que ocurren en el país, y que hoy, especialmente, merecen nuestro rechazo”, afirmó el Secretario de Integración Social, jorge Rojas.

El Secretario afirmó igualmente la importancia que tiene la garantía de derechos de nuestros niños para construir la paz. “Una vía para lograr la paz es el deber constitucional que tiene el Estado de garantizar la realización de derechos a toda la población. Por ello, con el goce efectivo, todas las acciones para la primera infancia, infancia y adolescencia, se labra el camino para fortalecer el camino a una sociedad que se dirige al posconflicto.

El Senador Iván Cepeda, por su parte, llamó la atención para rechazar las violencias múltiples que viven diariamente y en diferentes situaciones los niños en nuestro país. “Debemos rechazar las atrocidades que se cometen día a día en nuestro territorio. Tal vez, el rostro más abominable, es el del abuso y la crueldad contra nuestros niños. Ello nos debe causar indignación. Lo sucedido en el Caquetá, a estos cuatro menores, refleja una grave problemática por la lucha del acceso a la tierra. Un país que desprecia a sus niños es u país que desprecia a su futuro. Por eso nos congregamos hoy para decir juntos ¡Nunca más! Contra la violencia”.

Acto seguido, saludó la manifestación de la guerrilla de no seguir reclutando menores de 17 años para la guerra interna que vive el país. Aunque indicó que es un gesto inicial, recalcó que es una muestra de que Colombia avanza en la construcción de paz. Para ello, llamó a otros sectores políticos a hacer lo propio para luchar contra el trabajo infantil y cualquier tipo de acto que vaya en contra de los derechos de nuestra niñez.

Por su parte, el Secretario de Educación Oscar Sánchez llamó la atención sobre los actos de violencia que aún persisten contra la niñez para invitar a pensar en el respeto de la dignidad hacia los menores.

“Aquí se reúne la sensibilidad humana de la ciudad que comprende la necesidad de construir paz para nuestra generación y la que viene. Por ello, ver casos como los registrados estos días nos hace pensar que la dignidad de niños y niñas es tratada con vileza. Las minas antipersonal y el reclutamiento persisten y se ensañan en contra de nuestros niños. La conciencia de esa realidad ha crecido en nuestro país y debemos seguir generando estas reflexiones para construir una paz que garantice el respeto de la dignidad de nuestros pequeños”.

La jornada estuvo amenizada por la música y el teatro quienes, a través de las puestas en escena y las intervenciones de los artistas, transmitieron a los asistentes numerosos mensajes de paz. María Mulata, el grupo RAP Centros forjar, el grupo de danzas Creciendo Unidos, la cantante Saray –una pequeña niña de la localidad de Kennedy-, y el grupo Música para la Paz del IDIPRON, hicieron un carnaval en la ciudad evocando la alegría que emanan nuestros niños con su sonrisa. Con actos simbólicos, invitaron a dialogar por la paz, no sólo a quienes se movilizaron en la tarde del jueves, sino a toda una sociedad para aceptar la diferencia, el respeto y el disfrute de la diversidad para fortalecer el tejido social.

 

5. Organizaciones de víctimas se suman a la Llama por la Paz de la Bogotá Humana

 

Este jueves se cumplió la quinta jornada de la Llama por la Paz que organiza la Secretaría de Integración Social como manifestación simbólica que respalda los acuerdos de paz y cuyo fuego estará encendido hasta que logre la firma en La Habana. En esta ocasión la vocería fue asumida por organizaciones de víctimas, la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y Reconciliación, y la Secretaría de Cultura, cuyos mensajes de paz fueron respaldados por el concejal Yezid García y el representante a la Cámara Alirio Uribe, voceros de la Alianza Verde y el Polo Democrático Alternativo, respectivamente.

A través de la música y desde la sensibilidad de quienes son víctimas de la guerra, se visibilizó el deseo de una Colombia en paz para frenar la extensión de la barbarie que produce el conflicto. Acompañados por representantes de organizaciones de víctimas, el secretario de Integración Social, Jorge Rojas Rodríguez; la alta consejera para los Derechos de las Víctimas, Ana Teresa Bernal y la secretaria de Cultura, Clarissa Ruiz, encendieron la llama en una tarde emotiva que ni la lluvia pudo evitar, por la congregación ciudadana en torno a la paz.

Marta Lucia Rentería, quien se define como una mujer negra lideresa de víctimas de la localidad de Bosa y quien fue víctima de desplazamiento forzado por los paramilitares, invitó a reflexionar sobre el significado y la construcción de la paz.

“Queremos vivir en paz porque queremos seguir desarrollando nuestra vida espiritual. Vivir en paz significa tener educación, tener salud, y tener tranquilidad. La paz la hacemos todos no sólo en un proceso con la guerrilla sino con los demás en nuestro día a día. Una construcción verdadera de paz la hacemos con el habitante de calle, con los saberes ancestrales, con los que segregamos. Lo que hacen la Secretaría de Integración Social y la Alta Consejería, cuando nos atienden bien, es construir paz”, indicó Rentería. “Entiéndase que la paz no sólo está en La Habana; la paz está en el corazón y en el pensamiento de cada uno de nosotros y nosotras”, añadió.

En este mismo sentido se manifestó un representante de la agrupación musical de víctimas Asovica. “Nosotros queremos la paz porque estamos cansados de la guerra. Queremos que todos los campesinos que se encuentran en el campo tengan la posibilidad de vivir en paz y tranquilidad. Quienes están en la ciudad no saben lo duro que es vivir en medio del conflicto, y nosotros, los campesinos, terminamos siendo carne de cañón. Por eso hacemos el llamado para que se acabe la guerra”.

Por su parte, Fernando Gil, quien es líder social, enfatizó en el modelo de atención que la Administración Distrital tiene dispuesto para las víctimas. “Con la Alta Consejería para las Víctimas, Bogotá es el ejemplo de atención para nosotros. La ciudad ha sido un colchón donde hemos derramado lágrimas pero gracias a la administración hemos tenido una asistencia enmarcada en los Derechos Humanos. Por eso, el país debe copiar el gobierno de la Bogotá Humana para la atención a las víctimas del conflicto”.

Sumándose a las reflexiones de los líderes y lideresas que proclamaron sus deseos y visiones de paz, el secretario de Integración Social, Jorge Rojas Rodríguez, hizo un reconocimiento al equipo humano de la Alta Consejería para las Víctimas, perteneciente a la Bogotá Humana. “Celebro el importante papel que cumple la Alta Consejería que, además del compromiso que tienen para reivindicar los derechos de las víctimas, también se movilizan por la paz”.

Agradeció igualmente la presencia de los voceros de la Alianza Verde y del Polo Democrático señalando que la paz es un asunto pluripartidista y de la diversidad de la sociedad colombiana, que se manifiesta con el respaldo de la Llama por la Paz. Acto seguido, hizo un llamado al Gobierno Nacional y al Ejército de Liberación Nacional –ELN- para que no se dilate el comienzo del proceso de negociación con esta guerrilla y se establezca con prontitud una mesa de diálogo que asegure una paz sostenible y vinculante a todos los actores del conflicto.

 

6. Comunidad desplazada de Montería y localidad de San Cristobal hacen fandango por la paz

“La llama por la paz”, es un espacio del que se han ido apropiando diversos sectores de la ciudadanía y que el pasado jueves tuvo como invitados a representantes del departamento de Córdoba y a la Subdirección Local de Integración Social de San Cristóbal.

Cerca de 400 personas se dieron cita en el Parque Nacional para movilizarse hasta la Plazoleta San Martín, en el Carnaval por la Vida y los Derechos, el cual sirvió de preámbulo en el encendido de la Llama por la Paz, como todos los jueves desde el pasado 22 de enero.

En este escenario se llevaron a cabo presentaciones artísticas y culturales representativas del Departamento de Córdoba, una de las zonas del país más afectada por el conflicto armado.

La alegría cordobesa se sintió en todo el lugar, los convocantes cantaron e interpretaron porros y música de la región y exigieron de forma contundente que cese la violencia contra los niños.

Jorge Silva, uno de los asistentes dijo que “Hoy Córdoba canta y baila por la paz de Colombia. Hoy le aportamos a la paz con este fandango”.

Por su parte, el secretario de Integración Social, Jorge Rojas Rodríguez, se comprometió con la movilización del 9 de abril por la paz. “Vamos a seguir insistiendo en la paz, porque el clamor de los colombianos es la paz, aseguró.

Esta estrategia simbólica desarrollada por la Secretaría de Integración Social continuará su apoyo al proceso de paz y culminará en la Gran Movilización del 9 de abril, en conmemoración del Día Nacional por la Memoria y Solidaridad con los Víctimas, a la que se unirá todo el país.

 

 

 

7. Hoy nos ponemos la camiseta de la vida y el 9 de abril nos pondremos la camiseta de la paz

“Queremos una paz en donde emporderadas, recuperemos el derecho que nos asiste a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas, porque amamos la libertad y ésta solo se garantiza con derechos y oportunidades para todas y todos”

“Desde el respeto a la vida, a propósito de la Marcha por la Vida del 8 de marzo, exigimos hoy que todas seamos consideradas con nuestra integridad, respetadas en nuestra dignidad y relevadas por nuestras libertades”

“Nosotras, las mujeres mayores, queremos la paz. La paz se acompaña del respeto a nosotras no sólo como mujeres sino como personas mayores. Esto implica dignidad, que se nos valore y proteja, al igual que cada colombiano, para lograr una sociedad en paz”.

En el marco de la conmemoración de la mujer y la marcha por la vida convocada por el ex alcalde Antanas Mockus se realizó el pasado jueves un carnaval de mujeres con la ‘Llama por la Paz’ que contó con su respaldo; con la presencia de la Representante a la Cámara Ángela María Robledo de la Alianza Verde; la Secretaria Distrital de la Mujer Martha Lucía Sánchez; la Secretaria Distrital de Cultura Clarisa Ruiz; y una delegación de mujeres de las localidades Puente Aranda, Rafael Uribe, Los Mártires y Antonio Nariño.

La masiva asistencia de las mujeres en éste, su evento, incluyó la participación de no menos de 400 personas entre mujeres de todas las edades. Precisamente al menos unas 100 mujeres mayores provenientes de las localidades contribuyeron no sólo con su presencia sino con la unidad de sus voces en la exigencia del respeto a la vida y la necesidad de la paz.

A las voces de las mujeres se sumó Antanas Mockus, quien en una sincera reflexión acerca del valor de la vida y la paz, invitó a la ciudadanía a movilizarse el pasado domingo sin distingo de color político, posición ideológica o razón de género.

“¿Por qué estamos aquí? Porque creemos en la paz y creemos en la vida. Estamos sintiendo el respaldo a dos causas que son igualmente valiosas y complejas. La paz necesita que respetemos la vida. Esto permitirá que cada colombiano se manifieste libremente, sin temor a perder la vida; que cada colombiano ande por Colombia ‘como Pedro por su casa’. Por ello le pregunto a cada uno ¿Usted mataría? Sin duda la respuesta debe ser un NO rotundo”.

De igual manera intervino Ángela Robledo, Representante a la Cámara, quien reiteró.

“Desde el Parque Nacional y Centro Memoria saldrá la concentración ciudadana para marchar por la vida. Las mujeres hemos dicho que con nuestros derechos abrazamos la vida y también acogemos los llamados de paz. Hoy, la ‘Llama de la Paz’ simboliza vida, simboliza esperanza. Éste fuego de la Bogotá Humana, y como lo reiteró el Secretario de Integración Jorge Rojas, estará encendido hasta que se firmen los acuerdos con las Farc y el Eln. La mejor garantía de los derechos de las mujeres es que la guerra termine porque el primer territorio de guerra en muchos lugares de Colombia es el cuerpo de las mujeres”.

Por su parte, clarisa Ruiz, Secretaria Distrital de Cultura, manifestó la importancia de la cultura en la sensibilización de las personas frente a los actos de violencia perpetrados en contra de la mujer.

“Las mujeres queremos la paz. Con la conmemoración de la mujer debemos hacer un llamado a la reflexión para rechazar la violencia que nos afecta y pensarnos como sociedad el no tolerar este tipo de acciones. Para ello la cultura es indispensable para mandar un mensaje de sensibilización acerca de la integridad, dignidad y valor de la mujer no solo por razón de género sino como parte fundamental de nuestra sociedad”

En la misma línea se expresaron la Secretaria Distrital de la Mujer Martha Lucía Sánchez y la Secretaria General de la Alcaldía Martha Lucía Zamora, quienes reiteraron el llamado a respetar la integridad de la mujer resaltando el significado de la participación femenina en las discusiones de paz en La Habana.

“Es fundamental para nosotras las mujeres que se de participación a la tercera comisión de mujeres en la mesa de diálogos. Ahora bien, las violencias contra la mujer son cada vez más visibles y por ello debemos hacer un compromiso para combatir, con la justicia, este fenómeno”, indicó la Secretaria Sánchez.

Por último, el Secretario de Integración Social Jorge Rojas, quien lidera la iniciativa cada jueves de la ‘Llama por la Paz’, reiteró la esperanza que debemos tener los ciudadanos en la firma de la paz para el país compartiendo la bondad de la iniciativa de la ‘Marcha por la Vida’ del ex alcalde Antanas mockus y confirmó el respaldo de la Bogotá Humana a la movilización del pasado 8 de marzo.

“Usted (Antanas Mockus) está liderando una iniciativa para marchar por la vida. Esa iniciativa tiene un valor profundo para la Bogotá Humana porque implica reconocer los derechos de las mujeres; esto significa no sólo construir vida sino construir la paz en Colombia. La Bogotá Humana lo respalda en la manifestación por la vida.

Así mismo invitó al ex alcalde y a la ciudadanía a participar el 9 de abril por la paz y en conmemoración a la memoria de las víctimas del conflicto.

“Hoy nos ponemos la camiseta de la vida y el 9 de abril nos pondremos la camiseta de la paz. Esta sociedad, las mujeres que hoy se manifiestan, son una muestra de la necesidad de construir una Colombia distinta a la Colombia de la violencia”.

 

8. En Usaquén y Suba le decimos SÍ a la vida, SÍ a la PAZ. Unidos en una sola voz

El pasado jueves 12 de marzo, las localidades de Usaquén y Suba, se unieron en una sola voz para apoyar el proceso de la paz. Mediante actividades de visibilización por la ciudad como muestra del apoyo a los diálogos de paz y rechazar cualquier acción violenta que se genere en los territorios de Colombia, se buscó movilizar a las y los ciudadanos de las localidades en pro del fortalecimiento de la conciencia y el compromiso por la importancia del medio ambiente y la paz.

A partir de las 2 de la tarde, la localidad de Usaquén se tomó la carrera séptima, realizando una movilización con un bici paseo, en cabeza del Subdirector local Víctor Hugo Valenzuela Rojas, donde se estableció una ruta por estaciones, las cuales permitieron la vinculación de la comunidad por esta importante vía.

En la actividad se contó desde el punto de partida con la participación de la comunidad, entidades como la Alcaldía Local de Usaquén, Hospital de Usaquén, Secretaría de Movilidad, Policía Nacional, el Centro Comercial Gran Estación, funcionarios, funcionarias y contratistas de la SDIS, hasta el punto de llegada, la plaza San Martín.

Al caer la tarde con una asistencia de más de 900 personas, el arte y el deporte se tomaron la plaza San Martín donde las localidades y sus expresiones dieron respaldo a los diálogos de paz y al cambio que se quiere para el país desde cada uno de los territorios de la zona norte de Bogotá y que aportan acciones transformadoras. Usaquén, como muestra artística participó con la Orquesta Evolución, perteneciente al Centro Crecer y el grupo de danzas conformado por funcionarios y funcionarias de la entidad en la localidad.

Durante este espacio se escucharon expresiones como “Aquí hay alegría para enfrentar la violencia”, “Aquí hay amor para construir la paz”, “Llevamos un mensaje de paz, porque en Bogotá le decimos sí a la paz”, fortaleciendo de tal manera una iniciativa que se ha venido trabajando en la entidad y en cada uno de los territorios donde se realizan acciones, buscando así la justicia social por medio del diálogo cercano con la comunidad. Porque aquí está la Bogotá Humana y los territorios que queremos la paz, porque le decimos SI a la vida por medio de nuestra diversidad.

 

9. Activistas por los derechos de los animales encienden la "Llama por la Paz"

El pasado jueves 12 de marzo, se llevó a cabo la novena llama por la paz. La jornada, que reunió a decenas de personas y activistas por los derechos de los animales en la Plazoleta San Martín, se extendió por primera vez a la localidad de Kennedy.

“Las mascotas son parte de la familia, son los seres más fieles y tolerantes. Aprendamos de su ejemplo para obtener la paz que tanto anhelamos”. “La paz es un regalo interior que nuestros corazones aportan a la sociedad. Demos ese hermoso regalo al mundo”. “La paz es también con los animales”. “La paz es un proceso de construcción continuo. No lo olvidemos. ¡Viva la vida!”. Frases como esta fueron las que dejaron decenas de espontáneos transeúntes que el pasado jueves pasaron por la Plazoleta San Martín, en la Séptima con 32, durante la novena llama por la paz.

Mientras artistas y activistas por los derechos de los animales se reunieron en la Plazoleta para decirle a Bogotá que, pese a las amenazas, seguirán defendiendo la vida animal como una apuesta más para superar la violencia, cientos de personas que pasaban por el lugar se unieron y dejaron sobre una improvisada cartelera mensajes de apoyo en torno a la idea de que en la construcción de la paz, cada vida cuenta.

Todos los jueves, hace dos meses, cientos de personas se dan cita en la Plazoleta San Martín para encender velas como una manifestación de esperanza de que los diálogos que se desarrollan en La Habana lleguen a buen puerto y pongan fin al conflicto armado interno colombiano.

La iniciativa ha ido ganando adeptos en toda Bogotá de tal manera que la llama ya ha alumbrado otros sectores de la ciudad. Primero fueron Usaquén y Suba, que hace dos semanas marcharon por la Carrera Séptima bajo el lema de una paz que también tiene que ver con el medio ambiente.

Este jueves el turno fue para la localidad de Kennedy que vio cómo decenas de faroles iluminaron sus calles, mientras sus habitantes se unían al clamor: sí a la paz, no más guerra.


 

10. Cerca de 1.000 asistentes en la ‘Marcha de Antorchas’ encendieron la ‘Llama por la Paz' en Kennedy

Por primera vez desde que se realiza la manifestación ciudadana de la ‘Llama por la Paz’ coordinada por la Secretaría de Integración Social, una localidad vivió en simultánea la movilización con el mismo llamado a la paz. En Kennedy, cerca de 1.000 ciudadanas y ciudadanos participaron en la ‘Marcha de Antorchas por la paz’ para exigir la firma de los acuerdos del proceso que se desarrolla en La Habana como un derecho a vivir pacíficamente.

Frente a la Alcaldía Local de Kennedy, que sirvió como punto de congregación, se reunieron adultos, jóvenes, niños, adultos mayores, personas con discapacidad, maestras, nutricionistas, madres cabeza de familia, LGBTI y ciudadanía en general. Sin distinción de edad, raza, género, ocupación u oficio, se unieron para caminar hasta la Plazoleta de Banderas -en la estación de Transmilenio que lleva su mismo nombre- con pancartas, comparsas y banderas que reivindicaron su adhesión a la movilización por la paz.

Este llamado tuvo un significado especial para la localidad que por su población y tamaño, evidencia grandes oportunidades e importantes dificultades del conflicto armado nacional. Con una alta población que ha sido desplazada o ha sido víctima de la violencia en otras ciudades del país, la localidad refleja algunos rastros de la guerra en su territorio. No obstante, la administración distrital no ha renunciado al bien preciado que es la paz y se la ha jugado a fondo para garantizar y restituir derechos en una población multicultural que se ha empoderado paulatinamente de ellos.

Por ello, dentro del proceso de formación de Gestoras y Gestores de Paz, los marchantes asintieron en el compromiso de promoción de paz desde lo individual, en el seno de las familias, en los entornos de ocupación laboral y escolar, para construir una sociedad en convivencia pacífica y sin asomos de violencia.

 

11. Bogotá marchó, cantó y bailó por la paz

El pasado nueve de abril, Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del conflicto armado colombiano, más de 100.000 personas se tomaron la avenida El Dorado de Bogotá para marchar por la paz.

Más de 100.000 personas salieron a marchar por la paz el pasado 9 de abril. Foto: Oficina Asesora de Comunicaciones de la SDIS.

Ese día, miles de hombres y mujeres de todo el país se dieron cita para mostrarle al mundo que el fin del conflicto armado en Colombia sigue abriéndose paso y que la paz debe ser un escenario donde la diversidad se despliegue sin censura. La mañana, que parecía fría y gris, tomó calor y color a medida que la gente se fue sumando y avanzando hacia el Parque Metropolitano Simón Bolívar.

La marcha por la avenida El Dorado fue lenta y bulliciosa. Como si se tratara de un carnaval, la alegría fue su banda sonora. Pitos, tambores, guacharacas y muchas canciones dieron cuenta del ánimo bogotano ese día: una especie de referendo multitudinario manifestándose a pie para que no nos roben de nuevo el entusiasmo; ese que despierta en el país el proceso entre las FARC y el Gobierno en La Habana.

Durante la jornada el presidente Juan Manuel Santos y el alcalde Gustavo Petro encendieron la undécima llama por la paz en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación. Luego, ambos pusieron la primera piedra de lo que será el Museo Nacional de la Memoria, un lugar que se constituirá en el arca de todos los elementos, imágenes y relatos de la guerra en Colombia. Una especie de monumento al nunca jamás que el país necesita decir y practicar para garantizar la transición hacia el posconflicto.

La presencia de los dos mandatarios -y otras personalidades políticas del país- demostró que concepciones distintas del Estado, la política, la economía y la sociedad pueden convivir y unirse en torno a un mismo objetivo: el bienestar común.

El presidente Juan Manuel Santos y el alcalde de Bogotá Gustavo Petro encendieron la llama por la paz al inicio de la jornada en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación. Foto: Oficina Asesora de Comunicaciones de la SDIS.

La movilización siguió su camino hacia el parque Simón Bolívar, escenario en el que la paz dejó de ser marcha para convertirse en música. Cuatrocientos niños y niñas de los Centros Locales de Arte para la Niñez y la Juventud (CLAN) cantaron junto a la Orquesta Filarmónica de Bogotá, León Giecco, Victoria Sur, Pedrina, Jorge Veloza, Totó La Momposina, Petrona Martínez, entre otros artistas nacionales.

Aunque por momentos el sonido no les hizo justicia, sus voces tocaron las fibras de quienes estuvimos allí para escucharlos. Fue la primera vez que los niños tuvieron un espacio en las manifestaciones ciudadanas en torno a la paz. Fue la primera vez que el país vio sus caras y escuchó sus voces. Fue la primera vez que nos detuvimos a pensar que no hay paz posible si no ponemos por delante a la niñez. Si esa fue la primera vez, tiene que haber una segunda, una tercera, una cuarta…

Este texto tampoco le hará justicia a lo que pasó esa tarde en el Simón Bolívar. No puede, porque hay sentimientos para los cuales aún no existen palabras. Digamos entonces que quienes no estuvieron se perdieron el momento más poderoso que la ciudadanía haya vivido desde que nos volvimos a sintonizar con la paz.

La paz, un derecho de nacimiento El Concierto por la paz se constituyó en un ejercicio exitoso de convivencia pacífica en el que las prohibiciones quedaron prohibidas: además de gente, entraron paraguas, banderas, cigarrillos, encendedores, correas con hebillas. Y no pasó nada; la confianza en el ciudadano primó ante cualquier lógica que lo vuelve sospechoso de violencia. Al contrario, esa tarde sucedió todo lo que puede ocurrir cuando la gente se pone de acuerdo para pasarla bien.

Miles de voces se juntaron para cantarle a la paz. El concierto fue tan vibrante que ni el propio Fernando Vallejo hubiera resistido las ganas de bailar y cantar. Esa tarde del nueve de abril de 2015 quizá sea uno de los recuerdos más bonitos que las generaciones que no han conocido un día de paz tengan.

Basta con imaginar cómo esas niñas y niños de los CLAN y de la estrategia ‘Atrapasueños’ -de atención integral y restitución de derechos de niñas y niños víctimas del conflicto- recordarán el día en que se presentaron ante miles de personas que, como ellos, cantaban “para la guerra, nada”. Basta hacerlo para llenarse de esperanzas y recorrer con ellos ese camino.

Durante el Concierto por la paz, miles de personas conocieron la Estrategia Atrapasueños, con la que la Secretaría Distrital de Integración Social restituye los derechos de las niñas y los niños víctimas del conflicto armado.

Quizá al concierto le sobraron una que otra arenga. Quizá cada vez que se escucharon voces roncas de anacronismos hubo oídos sordos que pedían hacerle proselitismo ese día a la paz y a nada más. Menos mal también hubo voces más sensatas y pertinentes: las de las víctimas, la de los artistas y las de los niños y las niñas que exigieron el respeto de sus derechos como otra forma de movilización social por la paz.

Ya en la noche, Rubén Blades subió al escenario. En medio de canciones como Prohibido olvidar, Muévete, Decisiones, Amor y control, y un coro multitudinario que lo seguía, hizo lo suyo y pidió más compromiso de cada quien en la construcción de una sociedad más democrática y pacífica.

 

 

 

 

 

 

12. Ninguna tormenta apagará la ‘Llama por la paz’

No se puede pasar toda una vida añorando la paz sin conseguirla. Asistente a la Llama por la paz del pasado jueves.

Una semana después de que miles de colombianos salieran a las calles de las principales ciudades del país a refrendar a pie el proceso de paz entre el Gobierno y las FARC, y a exigir el cese bilateral de hostilidades, sucedió lo que casi nadie se imaginaba que podía suceder a estas alturas: según versión oficial, una columna de las FARC asesinó a 11 solados del Ejército mientras acampaban en zona rural del municipio de Buenos Aires, en el Cauca.

La noticia, que cayó como un balde de agua fría, desató una tormenta política y social sobre un proceso que había logrado contagiar de entusiasmo a buena parte del país. No por nada ya se hablaba de que por primera vez en muchos años la paz -no la guerra- se había intensificado en Colombia.

El hecho fue un golpe a la mandíbula de quienes creemos eso: el entusiasmo con que muchos salimos a marchar el jueves anterior se tambaleó por momentos, mientras otros “indignados” celebraron la posibilidad de restregarle la noticia al presidente Juan Manuel Santos e izar sobre los muertos sus banderas de guerra.

Como si el enrarecimiento del clima político en Colombia no hubiera sido suficiente, una enorme nube gris sobre la plazoleta de San Martín, en la Séptima con 32, lavó por horas la intención de volver a encender una luz de esperanza en medio de tanta confusión. Pese a la lluvia de agua y de titulares que presagiaban el regreso de las bombas, el jueves, un día después de la matanza, la llama por la paz volvió a encenderse en Bogotá.

La Secretaría Distrital de Integración Social lidera la iniciativa Llama por la Paz, que se enciende todos los jueves a las 6:00 de la tarde en la plazoleta San Martín (Séptima con 32) y en otros puntos de Bogotá. Foto: Gestores de Paz.

Esta vez no fueron muchos, pero los que fueron demostraron que no hay aguacero que apague la llama de quienes queremos parar la guerra. La jornada, que originalmente estaba pensada como un homenaje a la memoria y dignidad de las víctimas del conflicto, se convirtió también en un recorderis de la sociedad civil al Gobierno y las FARC: “en las elecciones presidenciales de 2014, las mayorías ciudadanas votaron para que se firme la paz, no para prolongar la guerra”, escribió en las redes sociales Jorge Rojas, secretario distrital de Integración Social.

Las subdirecciones locales de Integración Social de Teusaquillo y Barrios Unidos se unieron a esta llama con el propósito de mantener la memoria fresca, de no olvidar a las víctimas que ha dejado la guerra y, por consiguiente, de hacer un llamado para no retroceder en el camino andado. La paz es una construcción colectiva en la que, además de la guerrilla y el Gobierno, la sociedad civil tiene un rol protagónico.

La lluvia de este jueves no apagó la Llama por la paz.

Es por ello que desconcierta mucho lo sucedido en Cauca y la respuesta inmediata del Gobierno. ¿Cómo pretenden sumarle apoyo social a la paz si se plantean seguir matando a colombianos de uno y otro bando, y a los que están en medio? ¿Cuál es la lógica que les asiste a quienes apuestan por acciones militares para abonar el camino hacia el fin de la guerra? ¿Es posible saber si fue una emboscada o un combate cuando es tan difícil verificar una tregua unilateral en las condiciones actuales?

La paz tiene muchos enemigos y por eso causa mucho temor que hechos tan confusos se conviertan en verdades irrefutables en tan poco tiempo, y que eso pueda echar al traste todo lo que hemos ganado como sociedad en los últimos tres años.

Lamentablemente en Colombia los hechos de paz tienen menos despliegue en los medios que los hechos de guerra, por eso es necesario hacer más de los primeros, porque al final la suma de esfuerzos alrededor de ella le darán la mejor noticia a Colombia. Por eso tampoco se nos puede agotar la paciencia ni la exigencia. También por eso, llueva, truene o relampaguee, todos los jueves Bogotá encenderá su llama por la paz, porque -como señaló Rojas- “mientras unos celebran la muerte y los bombardeos, aquí persistimos por ella”.

 

13. La ‘Llama’ brilló en el San Juan de Dios

“¡Se vive, se siente, San Juan está presente!”.

Con este grito, varios jóvenes, grafiteros y muralistas de Bogotá sumaron sus voces el pasado jueves a la decimotercera jornada de la Llama por la paz. El acto, que reunió a cerca de 100 personas, se llevó a cabo en el emblemático Hospital San Juan de Dios, un hermoso complejo de edificios abandonados convertidos por el Estado en testigos mudos de, quizás, una de las mayores y más largas matanzas de colombianos en las últimas dos décadas: la privatización de la salud.

Para Jorge Rojas, secretario de Integración Social, haber trasladado la ‘Llama’ al San Juan dejó un mensaje muy claro a la ciudadanía y al país: “Defender lo público y asegurar la salud como derecho fundamental es una forma concreta de construir la paz”.

En el mismo sentido se pronunció Margarita Castro, enfermera en jefe del San Juan, quien refiriéndose al drama que han sufrido miles de colombianos, víctimas no de la guerra, pero sí de la Ley 100, compartió una de las reflexiones más pertinentes de la tarde: “Al no atender a las personas, adultos, niños… también estamos permitiendo que mueran en una forma injusta”.

Y sí, para terminar con ese largo paseo de la muerte que ha sido la guerra también es necesario impedir a toda costa que colombianas y colombianos sigan muriendo en las puertas de los hospitales. La injusticia social ha sido el caldo de cultivo de todas nuestras enfermedades como sociedad.

Así como es reprochable que después de 60 años haya colombianos que prefieren seguir inyectándole plomo a Colombia, con la no tan ingenua idea de curarla de su ‘plomonía’, es igualmente condenable que todavía haya personas que se mueren en las puertas de los hospitales con la duda en la boca: “Doctor, si estuve enfermo y pedí una cita médica, y me la dieron para dentro de dos meses, y morí en la espera, ¿de qué me morí realmente?”.

Razón tiene la Red de Amigos del San Juan de Dios cuando dice que la historia del hospital está estrechamente ligada a la del país. El abandono estatal, la privatización y la inexplicable costumbre de aplicar el mismo remedio a un paciente que no mejora es una transliteración horrenda del relato oficial de nuestra nación.

En contravía a ese relato están las y los jóvenes de Bogotá, aquellos que quieren ser la primera generación de paz, aquellos que le apuestan a otras formas de tramitar las diferencias y que por donde quiera que pasan dejan su huella.

Uno de los grafiteros asistentes, Dilan Rincón, cerró el día hablando y pintando un rayo de esperanza entre quienes estuvimos allí: “Somos jóvenes que estamos cambiando navajas por pinceles y brochas para pintar la paz de Colombia”. Ojalá los que tienen fusil cambien las balas por ideas como esta. La Llama por la paz en el San Juan de Dios fue una jornada propuesta por los jóvenes artistas urbanos de Bogotá y liderada por la Subdirección para la Juventud de la Secretaría Distrital de Integración Social.

 

14. Habitantes de calle encendieron la Llama por la paz

La Llama por la Paz llega a su décimocuarta versión. Este jueves, 30 de abril, ciudadanos y ciudadanas habitantes de calle, participantes de los Centros de Desarrollo y de Autocuidado de la Secretaría Distrital de Integración Social, encendieron la Llama por la Paz en la Plazoleta San Martín.

La jornada, cuyo propósito es seguir sumándole apoyos a los diálogos entre el Gobierno y las FARC en La Habana, contó con la participación de 70 habitantes de calle, entre quienes estuvieron algunos de los recién graduados en oficios productivos del Centro de Desarrollo El Camino.

Al son de la salsa y el bolero, los participantes y asistentes disfrutaron con baile de la jornada de reflexión ciudadana cuyo mensaje de inclusión reivindica la necesidad de superar la segregación social para la construcción de paz con tejido social.

La construcción de una paz duradera solo es posible mediante la implementación de políticas de inclusión social que le garanticen a la ciudadanía sus derechos y que se los restituya a quienes han sido marginados de su goce efectivo. Por ello, qué mejor forma de hacerlo que devolviéndole la dignidad y la confianza a miles de personas que por distintas razones habitan hoy las calles de Bogotá. 

 

15. La Llama por la paz se encendió por la Libertad de Prensa en el Parque de los Periodistas

En el Parque de los Periodistas se realizó el pasado 7 de mayo, la Llama por la Paz, en su versión número 15, con un homenaje a la libertad de Prensa, la Paz y la Reconciliación, en la que participaron la Secretaría de Integración Social y la Secretaría General de la Alcaldía Mayor junto con la Fundación para la Libertad Internacional de Prensa (FLIP); la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO); la Campaña Respira Paz de la Organización de las Naciones Unidas; el Círculo de Periodistas de Bogotá; facultades de Comunicación Social, docentes y estudiantes.

En el evento se realizó un acto conmemorativo para los periodistas que han sido asesinados en ejercicio de su profesión mediante una fotogalería manteniendo vigente su memoria, así como reflexiones de los participantes sobre la libertad de prensa, la paz y la reconciliación; cerrando con el encendido de la Llama.

La jornada contó con una agenda cultural que contempló la presentación de la Banda Sinfónica del 20 de Julio, el performance "banderas por la paz", el grupo de Damas Llaneras, la intervención musical del grupo Contrastes, así como la exposición fotográfica de los periodistas asesinados en Colombia.

Los cerca de 500 asistentes al evento se manifestaron a favor de la libertad de prensa y coincidieron en la necesidad y oportunidad de estos espacios de movilización ciudadana para generar reflexiones sobre el proceso de paz en Colombia.

Pedro Vaca Villareal, director ejecutivo de la Fundación para la Libertad de Prensa dio estadísticas sobre agresiones a los periodistas en Colombia, “hasta el momento se registra 143 asesinatos de periodistas relacionados con su ejercicio profesional, pero además se registra una media entre 120 y 150 agresiones por año contra la prensa en Colombia”.

Por su parte, el profesor Gustavo Moncayo, férreo defensor de la paz, aseguró que “se ha encendido la luz al compromiso para construir hechos de paz. La labor del periodista puede salvar vidas o puede traer el caos a un país entero”. A su vez, el secretario de Integración Social destacó que “Estamos construyendo paz y decidimos que esa construcción se hace desde la participación ciudadana”.

 

16. Ábrale campo a la paz en las Localidadades de Usme y Sumapaz

El teatro de la guerra en Colombia ha sido fundamentalmente el campo; y sus habitantes, las mayores víctimas del conflicto armado interno. Por ello, este jueves 14 de mayo, la Llama por la paz se encendió en su honor y con la compañía de las comunidades rurales de Bogotá.

A la jornada asistieron cientos de campesinas y campesinos de las localidades de Usme y Sumapaz, que se dieron cita para elevar una proclama por el fin negociado del conflicto y la construcción de una paz sostenible, entendida como la defensa del agro colombiano frente a los modelos expansivos de agroindustria, ganadería y minería.

De esta manera, Bogotá sigue consolidándose como un territorio en el que la construcción de paz se hace desde la realización de derechos con la participación de las ciudadanías que la habitan.

La Llama por la paz es una estrategia liderada por la Secretaría Distrital de Integración Social que busca sumarle apoyos a los diálogos de paz entre el Gobierno y las FARC -y la inclusión del ELN en estos- para lograr el fin negociado del conflicto armado interno.


 

17. Gestores de Paz de Bogotá Humana piden Cese al Fuego Bilateral con Plantón por la Paz

Los gestores de paz en Bogotá rechazan la intensificación de los hechos de violencia de las últimas semanas que han desembocado en el anuncio de las FARC, de suspender su cese unilateral del fuego, tras la muerte de 26 guerrilleros en el Cauca el pasado 21 de mayo.

Los gestores de paz lamentan que en pleno proceso de diálogo en La Habana se sigan produciendo hechos y decisiones como la tomada hoy por las FARC, que minan peligrosamente las esperanzas de millones de colombianos de ponerle fin al conflicto armado interno.

Por ello, los gestores de paz de Bogotá Humana convocan a un plantón urgente por la paz, para que tanto el Gobierno como las FARC, desistan de mantener los diálogos en medio de la guerra. “Exigimos que paren ya la guerra. El cese al fuego bilateral es una garantía real y concreta para alcanzar la paz”, es el llamado que hacen los gestores.

 

18. Por ti, por mi, la Paz es Ahora

Como en diferentes momentos del proceso de paz que se adelanta en La Habana, el país vive los traumas de una nueva crisis por cuenta de la muerte de militares y guerrilleros en acciones armadas, acciones de guerra. La voladura a las torres de energía, lo que llaman 'ataques a la infraestructura', rememora en mala manera lo que por tantos años se vivió no sólo en Buenaventura o Tumaco: la oscuridad que trae el temor de morar las penumbras del conflicto armado. El dolor no solo lo encarna quienes son familiares de las víctimas; quienes tenemos el deseo de una Colombia de paz, sentimos como propio el suplicio de esta punzada a la esperanza.

Dentro de este contexto, 32 organizaciones sociales, civiles, religiosas y no gubernamentales obedecieron al sentimiento de paz para sumarse a encender la décimo octava 'Llama por la Paz' en nombre del papel que juegan las familias en la construcción de valores de paz, y pensando en ellas, hacer la exigencia del Cese al Fuego Bilateral. 

Por el contexto nacional que reunió la voluntad de paz de todas estas organizaciones, el escenario que acogió la Llama por la Paz en su XVIII edición debía tener una connotación que superara lo local. Por ello, haciendo apología a su nombre, el Parque Nacional presenció el encendido en nombre de la paz y contra los actos de barbarie en Buenaventura y Tumaco.

Con la cultura manifiesta en el vallenato, se amenizó la tarde de reflexión y apoyo por nuestros compatriotas que reclaman prontamente una solución definitiva al conflicto, y entre tanto, un cese bilateral al fuego. 

De esta manera, el secretario de Intrgración Social, abanderado en el tema de la paz desde la garantía de derechos, sentó su voz de apoyo al proceso de paz con la exigencia de un cese de hostilidades que permitan cesar el dolor y las afectaciones por cuenta de lo que han llamado 'actos de guerra'. 

Las ciudadanías guardan la esperanza en la negociación reclamando actos de paz que permitan sembrar la confianza necesaria para lograr, en un futuro cercano y para las siguientes generaciones, la reconciliación entre colombianos.

 

19. Por Buenaventura y Tumaco, un canto a la vida, mujeres encendieron la llama de la paz

En el marco del compromiso de la Secretaría Distrital de Integración Social con la construcción de la paz sostenible con inclusión social, se pretende continuar dándole fuerza y visibilización a un espacio para la construcción de la paz en Bogotá que se ha ido consolidando como referente de movilización social en torno a la paz en el país.

Desde que se arraigaron en Buenaventura y Tumaco los fenómenos asociados al conflicto armado y al narcotráfico, las mujeres, que aunque hacen parte del sector de la población que mayormente se ha visto afectada, han comenzado a organizarse y a promover iniciativas de construcción de paz en sus territorios.

El pasado 4 de junio, estas mujeres constructoras y hacedoras de paz encendieron la llama de la paz para reivindicar su rol en la prevención de las violencias, en la búsqueda de salidas no violentas a los conflictos, en su defensa por los derechos humanos y la justicia, en favor del desarrollo y la igualdad y contra la impunidad y el olvido.

Frente al tema, Magally Fricaudet, delegada de la Red Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales, proveniente de Francia y quien se encuentra de visita junto a otros invitados internacionales recorriendo la ruta de derechos de la secretaría de Integración Social, aseguró que “el modelo de Bogotá Humana suscita mucha admiración en el mundo y es bueno que se comparta esta experiencia. La paz es un bien de toda la humanidad y debe estar en todos los rincones del mundo”.

Por su parte, Diana Pereira, cantante tumaqueña participante del evento visiblemente emocionada dijo que “tengo un pensamiento acerca que todos los seres humanos venimos al planeta tierra con un don para compartirlo con el planeta y, me atrevo a pensar que estas personas que nos hacen tanto daño aun no se han encontrado con el beneficio que puede darles compartir el don con el planeta tierra y decidieron irse al monte a hacer la guerra. El Estado, las empresas y el ciudadano de a pie deben prestar atención a la creatividad de nuestros niños, porque cuando se les preste atención vamos a tener seres humanos de paz y amor”.

Esta edición de La Llama por la paz fue convocada ante el recrudecimiento del conflicto armado en el país, por tal razón, la sociedad civil exige el ¡cese al fuego bilateral ya!, así como Bogotá Humana, movimientos sociales y populares, iglesias y ONG.

Ante cientos de personas y en medio de expresiones artísticas, como la batucada de Centros de Acogida en la Plaza San Martín y la comparsa “El Taitico Andino Danzarín”, el secretario de Integración Social encendió la Llama por la Paz, con las siguientes palabras “Hemos convocado esta Llama por la Paz , por las personas de Tumaco y Buenaventura, que han sido objeto de atentados, policías muertos, soldados atacados, guerrilleros dados de baja y como dice uno de los carteles que ustedes llevan: No maten más soldados, ni policías, ni guerrilleros, ni civiles; queremos la paz y esta es una algarabía por la paz de Colombia”.

 

20. Ciudadanía sumó veinte jueves continuos encendiendo la 'Llama por la Paz'

El pasado 11 de junio la plaza San Martín fue escenario de la movilización ciudadana 'Llama por la Paz' en su vigésima edición. Con el liderazgo de Jorge Rojas, Secretario de Integración Social, la ciudadanía se ha apropiado de este acto simbólico que respalda el proceso de negociación que se adelanta entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc, en La Habana. 
 
En esta ocasión especial, la ciudadanía se congregó alrededor de la juventud y su papel en la construcción de paz desde las expresiones culturales que alimentan la vida con su riqueza creativa. Con este motivo la jornada contó con la participación de grupos juveniles dedicados al rap y al break dance que deslumbraron a los espectadores con su talento. 
 
Por este motivo, el Secretario (e) de Integración, Carlos Cobo, resaltó el empeño que nos ocupa en la tarea de lograr una ciudad que viva la paz con justicia social. "Encendemos hoy la vigésima Llama por la Paz con los jóvenes ya que serán ellos los que asumirán el deber que les trae el pensarse como la generación que lidere la acción del Estado en el posconflicto bajo una cultura de paz. Hoy son conscientes de sus derechos, de su garantía y su resultado. Quien tiene asegurados sus derechos, será un promotor de vida y de paz".
 
Este mensaje fue compartido en las localidades de San Cristóbal y Ciudad Bolívar, donde se encendió la llama por la Paz de manera simultánea, y quienes han venido acompañando el acto simbólico todos los jueves de cada mes.
 
De esta manera los jóvenes reafirmaron su compromiso por la vida ejerciendo su ciudadanía con arte y cultura para difundir como gestores de paz su mensaje por la Colombia que soñamos tener.
 
 
21. Cerca de 1.000 personas respaldaron el proceso de paz en momento de tensión
 
En seis puntos de Bogotá y uno en Cartagena cerca de 1.000 ciudadanos se movilizaron alrededor de la Llama por la Paz para enviar un mensaje de apoyo a la mesa de negociación que atraviesa por uno de sus momentos más difíciles desde el inicio de los diálogos en La Habana.
 
Bajo la firme convicción que representa el lograr un estado de paz y convivencia a lo largo y ancho del país, se encendió el fuego que simboliza la esperanza de paz por parte del Secretario de Integración Social Jorge Rojas, los niños y niñas de los Consejos Locales de Infancia y Adolescencia, los Gestores y Gestoras de Paz, las mujeres objetoras de consciencia y la ciudadanía en general, en Bogotá; y los jóvenes iberoamericanos reunidos en el marco del Encuentro para el Desarrollo e Inversión Social en Juventud, en Cartagena.

La Plazoleta del Palacio de Liévano, sede de la Alcaldía de Bogotá, fue el primer escenario que cobijó el anhelo de paz. Allí cerca de 100 niños y niñas de los Concejos Locales de Infancia y Adolescencia rodearon al Secretario de Integración Jorge Rojas con el sueño de ser la primera generación de las últimas décadasque crezca en una Colombia sin conflicto.

Posteriormente la congregación de respaldo a la paz se vivió en las instalaciones del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación en el corazón de Bogotá. En este lugar unas 100 personas entre las que se encontraron las mujeres objetoras de conciencia reafirmaron su incesante compromiso de trabajar por el desarme de la sociedad y la construcción relaciones más solidarias y colaborativas que transformen realidades violentas a lugares de paz. De esta manera revalidaron su decisión de ser sujetas con derecho a decir, pensar, sentir y actuar acorde a la ética como postura política.

Al finalizar el encuentro, Jorge Rojas se desplazó hasta Tunjuelito donde 1.000 gestoras y gestores de paz,junto a la ciudadanía local,se movilizaron al caer la tarde en una colorida marcha de dos kilómetros hasta llegar al Centro Comercial El Tunal. Con laaspiración de apoyar el avance de la mesa en los diálogos de paz, Tunjuelito le exigió a las FARC que vuelvan a la tregua unilateral y al gobierno que retome la suspensión de los bombardeos.

De manera simultánea la Llama por la Paz se encendió en las localidades de Suba, San Cristóbal y Ciudad Bolívar como lo han hecho en los últimos meses a manera de respaldo ciudadano por la paz y el cese al fuego bilateral.

El proceso de paz atraviesa un nuevo momento de tensión por cuenta del escalamiento del conflicto. Esto, manifiesto en ataques por parte de la guerrilla a la infraestructura energética y minera, ataques al cuerpo policial, militar y sus estaciones, así como del desarrollo de bombardeos contra guerrilleros. Por todo lo anterior el simbolismo de la Llama por la Paz representa la movilización permanente de la sociedad civil en apoyo al proceso de negociación dirigido a conseguir el objetivo de la paz con la convicción de cesar el uso definitivo de la violencia y la pérdida de vidas humanas –civiles, guerrilleros, militares- por cuenta del conflicto armado.


 

22.Líder mundial de paz Sri SriRaviShankardio su apoyo a paz de Colombia con la Llama por la paz

Ocho localidades, dos días de acción y más de ochocientas personas es el balance que deja el encendido de la XXII Llama por la Paz en Bogotá.

Con la participación de Sri SriRaviShankar, líder humanitario y embajador mundial de paz, la acción ciudadana en respaldo a la firma de los acuerdos de paz avanza en el respaldo nacional e internacional. El pasado jueves 24 de junio el hindú, reconocido por la revista Forbes como la quinta persona más influyente del mundo en el año 2010 y nominado 5 veces al Premio Nobel de Paz, hizo los honores en el Centro Memoria acompañado por la Alta Consejera de Victimas del distrito, Ana Teresa Bernal y las víctimas del conflicto con quienes dialogó sobre la paz de Colombia.

En el encuentro llamó a la ciudadanía a respaldar el proceso de negociación que se desarrolla en La Habana reivindicando la confianza que se debe tener entre la misma sociedad para lo cual aconseja olvidar y perdonar. “Deseo fuertemente que la paz regrese a Colombia. Cincuenta años de guerra es un periodo muy largo. Es un buen momento para traer la paz, y el diálogo puede traer una situación de gana-gana".

Por otra parte, el Secretario de Integración Social, Jorge Rojas, lideró la esperanza que tienen los bogotanos por la paz en Plaza de Lourdes y la Plazoleta San Martín con una masiva asistencia en ambos escenarios. En el acto de encendido en Chapinero compartió un mensaje de apropiación de la paz como vehículo que nos llevará a una ciudad con garantías sociales para cada ser humano.

“Hay futuro si las ciudadanías apoyan la paz como asunto de interés para Colombia, quien ha vivido 50 años de conflicto y hoy podemos decir que tiene una posibilidad real de acabarlo. Por el anhelo de paz es la misma ciudadanía que debe mantener encendida la llama por la paz”, manifestó el secretario.

Posteriormente en la Plazoleta San Martín se vincularon las servidoras y los servidores públicos de la Secretaría de Integración Social a la consigna por la paz. Con una muestra de Capoeira y un telón de 40 metros la ciudadanía partícipe reflexionó sobre la resolución de conflictos sin violencia como enseñanza desde el baile. Así mismo, los presentes en el acto y quienes transitaban por allí se animaron a pintar mensajes con sentidos de vida y paz en el telón que cobijó en ancho de la plaza.

Allí, el secretario reivindicó el compromiso del Estado en la construcción de una sociedad tenga garantizada la comunión y convivencia con el imperativo de la paz. “El primer deber del servidor público es construir la PAZ en Bogotá”, manifestó Rojas.

En este sentido la ciudadanía en las localidades de Usaquén, Teusaquillo, San Cristóbal, Ciudad Bolívar y Kennedy continuaron el encendido de la Llama por la Paz como lo han venido haciendo en las últimas semanas con el empoderamiento que converge en exigir la paz esperando tener en el mañana una Colombia sin violencia.

 
 
23. San Cristóbal le dice sí a la vida con la Llama por la Paz
Una vez más la comunidad encendió el fuego que mantiene vigente el anhelo de la paz.Así quedó demostrado el pasado 2 de julio cuando al ritmo de vallenato cerca de 100 hombres, mujeres, jóvenes y niños se reunieron en el Punto de Articulación Social PAS de San Cristóbal exigiendo la firma de la paz.
 
Los asistentes a la jornada encendieron la Llama por la Paz en un ambiente de regocijo. Acompañado por grandes banderas blancas y con la alegría que irradian las letras vallenatas reflexionaron sobre la construcción de paz en Bogotá y el país.
 
La iniciativa se ha posicionado en toda Bogotá de tal manera que es encendida cada semana por las localidades de Suba, Ciudad Bolívar, Usaquén y la mismaSan Cristóbal exigiendo su derecho a la vida y a la paz.
 
Esta estrategia simbólica desarrollada por la Secretaría de Integración Social continuará su apoyo al proceso de paz y culminaráhasta que se firmen los acuerdos entre las partes en la Mesa de Negociación en La Habana, Cuba.
 
 
 
24. Bogotá rechazó terrorismo con símbolo por la paz
 
Luego de las dos explosiones en diferentes puntos de la ciudad los bogotanos se manifestaron en contra de los actos de terrorismo encendiendo la Llama por la Paz en Chapinero, Engativá, Kennedy, Ciudad Bolívar y San Cristóbal.
 
En el lugar de la primera explosión, sobre la Avenida Chile, se congregaron cerca de 100 personas que clamaron por la paz a través de mensajes escritos en una pancarta de 8 metros. Incluso los medios de comunicación asistentes contribuyeron a respirar un ambiente de paz con frases dignas de una ciudad y un país que se prepara para trabajar en la reconciliación nacional.
 
En el acto estuvo presente el Secretario de Integración Social Jorge Rojas, quien rechazó las acciones del terrorismo llamando a la ciudadanía a imponerse con actos de paz frente a la desolación de la guerra. Con el encendido de la Llama por la Paz como acto simbólico invitó a dialogar por la paz, no sólo a quienes se movilizaron en la tarde del lunes, sino a toda una sociedad para aceptar la diferencia, el respeto y el disfrute de la diversidad para fortalecer el tejido social.
 
La Secretaría de Integración Social se compromete con la paz, con la Bogotá Humana seguirá realizando los derechos sociales como la ruta segura y sostenible para lograr la paz en Colombia.

 

25. Llama por la Paz fue encendida en graduación de 150 nuevos gestores de paz

Luego de haber cursado seis talleres de formación en torno a temas fundamentales para la paz, 150 funcionarios de la localidad de Kennedy se graduaron como gestores y gestoras de paz quienes llevarán mensajes de convivencia y reconciliación en la atención que brindan a la ciudadanía.

En la búsqueda de generar un territorio con apropiación del proceso de paz para un eventual posconflicto la Subdirección Local de Kennedy fomentó este ejercicio de reflexión para contribuir a que la comunidad interiorice prácticas cotidianas de paz. Esto obedece al deber del Estado en asegurar las condiciones de convivencia pacífica mediante la realización de esfuerzos en este camino.

De una manera concreta, los 150 funcionarios y funcionarias graduados incidirán en la construcción de paz en el territorio fomentando ejercicios de concientización y apropiación de su derecho a la vida y a la sana convivencia siempre en respeto del vecino, del amigo, del otro.

En este camino, la ceremonia de graduación cono Gestores de Paz finalizó con el encendido de la Llama por la Paz número 25 como la manifestación simbólica que une a la ciudadanía para exigir el cese del conflicto y sus trágicas consecuencias humanas y ambientales.

La localidad de Suba participó igualmente en esta jornada encendiendo el fuego por la paz en el Parque Mirador de los Nevados. Con un paisaje imponente y espléndido cerca de 50 asistentes se unieron para hacer un llamado a la mesa de La Habana para llegar al fin del conflicto. Esta localidad, una de las más grandes en territorio y población, mantiene su apoyo firme a la causa de la paz.

De igual manera lo hicieron las localidades de San Cristóbal y Ciudad Bolívar quienes se manifiestan semana a semana dando luz al fuego por la paz que reclama desde Bogotá Humana una Colombia en paz.

 
 
26. La Paz es Ahora’ concluyen asistentes en Encuentro Nacional de Paz

En el marco del Encuentro Nacional de Paz realizado el 22 y 23 de este mes en las instalaciones del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación en Bogotá, el simbolismo de la Llama por la Paz ocupó un lugar especial entre movimientos sociales, comunidades indígenas y gestores de paz, quienes le dieron luz a la esperanza de los acuerdos de negociación.

La asistencia masiva de organizaciones, partidos y ciudadanos en general permitió generar un diálogo sensato y reflexivo acerca de la importancia de los cuatro meses que el gobierno indicó se han fijado como plazo para evaluar el desescalamiento verificable del conflicto. Esta conversación deja como resultado la sensación de recuperar la esperanza y la confianza en un proceso de paz en que ha atravesado momentos difíciles pero que se mira como el de mayor avance histórico entre la insurgencia y el Estado colombiano para la terminación del conflicto.

Dentro de este escenario sucedido el jueves, la convicción que los asistentes han evidenciado continuar se condensó en el encendido de la Llama por la Paz, que con el apoyo de la Secretaría Distrital de Integración Social a las ciudadanías ha sido destellada por 26 jueves consecutivos y promete no cesar hasta que se firmen los acuerdos en La Habana.

Así lo manifestó Jorge Rojas Rodríguez, secretario de Integración Social, reflejando en sus palabras el convencimiento de los beneficios que permitirá al país vivir sin el temor de la guerra. “Los invito a que encendamos la Llama por la Paz y no la apaguemos hasta que estemos seguros que en Colombia se ha firmado un acuerdo de paz justo y duradero”, manifestó Rojas. Por ello, invitó a que las comunidades indígenas y movimientos sociales representados en la Guardia Indígena encendiera la Llama por la Paz de Bogotá Humana.

De esta manera, la Guardia Indígena del departamento del Cauca, los 150 gestores de paz graduados en Kennedy y funcionarios de las localidades de Teusaquillo vitorearon al unísono ‘¡La paz es ahora!’ a la luz del fuego que proclama la exigencia de la paz para Colombia.

 

27. Bogotá Humana enciende la 27° Llama por la Paz contra la Trata de Personas
 
En el Día Internacional contra la Trata de Personas conmemorado el 31 de julio, la Secretaría de Integración Social encendió la Llama por la Paz en el Parque de Lourdes para recordar a las víctimas que han sufrido este flagelo. Con la presencia de 60 niños y jóvenes de los colegios San Martín de Porras y Simón Rodríguez, ubicados en la localidad de Chapinero se rechazó este flagelo que afecta en Colombia principalmente a jóvenes y adolescentes.
 
Jorge Rojas Rodríguez, secretario de Integración Social, lideró el encendido recordando la importancia de lograr los acuerdos en defensa de la paz y una sociedad que sea capaz de superar la sombra de la violencia. “Destaco la presencia de los muchachos de los colegios para que reflexionen sobre quiénes serán los que se beneficiarán si se firma la paz o se verán perjudicados si se continúa la guerra. Si ustedes como generación deciden levantar la bandera franca de la paz será un paso en la dirección correcta porque una juventud que se asume como sujeta de la paz asegura una sociedad con la capacidad de superar los conflictos”, señaló.
 
Cuando había una dictadura en Argentina las madres se tomaron la Plaza de Mayo. Acordaron reclamar un día por las personas desaparecidas, que no fueron menos de 30 mil en esa época. Siguiendo el ejemplo de las madres que incluso se volvieron abuelas y de una sociedad que se negó a aceptar la muerte como parte de su realidad, en Bogotá Humana tomamos la decisión de encender todos los jueves la Llama por la Paz como un acto simbólico y pedagógico para la construcción de la paz.
 
"Hoy llegamos al jueves 27 encendiendo la Llama por la Paz de manera constante y persistente. La paz tiene querientes y la guerra tiene dolientes. Bogotá le da un ejemplo a Colombia para asumir la exigencia de un país sin violencia”, indicó Rojas.
 
Este día estuvo acompañado de actividades coordinadas desde la Secretaría de Gobierno para dar a conocer y prevenir los peligros que encarna la captación de jóvenes que son atraídos por ofertas atractivas de trabajo o estudio en el exterior promovidas por redes internacionales dedicadas a este delito.


 

28. En cumpleaños de Bogotá encendimos 477 Llamas por la paz
 

En el marco del cumpleaños número 477 de Bogotá, el pasado jueves se encendió el mismo número de Llamas por la paz como continuación de un ejercicio ciudadano de apoyo a los diálogos de La Habana y de exigencia a las partes para que no se levanten de la mesa sin un acuerdo que le ponga fin al conflicto armado interno.

Con motivo de la celebración cada localidad elaboró 18 faroles con llamativas formas y colores a partir de materiales reciclados. Reunidos, fueron encendidos en la plazoleta San Martín por ciudadanos que manifestaron su apoyo al proceso de paz y la búsqueda de una Colombia sin violencia.

Una grata sorpresa se llevaron los asistentes al encuentro y quienes se desplazaron por la ciclovía nocturna en los alrededores de la Torre Colpatria. En su fachada, iluminada y colorida, brilló la imagen de la Llama por la Paz con el mensaje ‘Bogotá es PAZ’ que reitera el compromiso de la administración con el fin del conflicto armado.

Desde el pasado 22 de enero, Bogotá viene configurándose como territorio de paz mediante la promoción de una gran y constante movilización ciudadana a favor de la salida política al conflicto armado, del desescalamiento de los hechos de violencia y de la defensa de la vida. Ese esfuerzo de articulación con movimientos sociales, congregaciones religiosas, sectores académicos y nuevas ciudadanías se traduce en la celebración de 28 Llamas por la paz consecutivas (cada jueves) y más de 15.000 personas movilizadas.

Durante la jornada se dispuso de una pancarta donde la ciudadanía asistente y que se movilizó en bicicleta plasmó sus mensajes en favor de la paz dirigidos a las delegaciones negociadoras del Gobierno nacional y las FARC en La Habana, con el fin de que la mesa conozca la opinión de las y los bogotanos sobre el proceso, cómo vemos su relación con el desarrollo de Bogotá y cuáles son los mayores retos.

De esta manera, Llama por la paz sigue su camino hacia configurarse como la más grande movilización ciudadana en torno a los diálogos de La Habana y la posibilidad de un proceso similar con la guerrilla del ELN. En ese sentido, el próximo 10 de septiembre las 32 capitales del país encenderán de manera simultánea una llama en lo que podría ser una gran voz nacional por la paz.


 

 

29. Derecho a la paz para vivir una vejez digna en 29° Llama por la Paz
 
Encendiendo la Llama por la Paz junto a un ritual de mándalas que evocó el  fin de la guerra y el conflicto, cerca de 50 adultos mayores que residen en el Hogar Clarita Santos en el barrio Las Cruces de la localidad de Santa Fe, plantaron su compromiso con la construcción de una paz que permita vivir la vejez con la dignidad de la paz.
En el marco de la celebración del Mes Mayor, los adultos mayores se apropiaron de la Llama como exigencia de vida pacífica y sin violencias, recurrente incluso en el sector de su residencia. Ante ello, el deseo de ponerle fin a la violencialocal y al conflicto armado que vive el país cobijó la esperanza del Hogar clarita Santos para encender el simbolismo que llega a 29 semanas de vida y persistirá hasta que se firmen los acuerdos en La Habana.
Con margaritas, orquídeas y tulipanes, la mándala elaborada por las personas mayores simboliza el compromiso por el cuidado de la vida, el cuidado de sí mismo y de los otros y por el reconocimiento a crecer en la diferencia y el respeto como acciones concretas en la construcción de paz.
El secretario de Integración Social, Jorge Rojas, resaltó la importancia de un país sin violencia para la dignidad de las ciudadanías. “Vivir la vejez es un asunto de dignidad y derechos, estamos comprometidos con la ciudadanía mayor de la ciudad en este sentido. Llevamos más de 50 años viviendo un conflicto que ha golpeado a quienes hoy viven la vejez y no debemos permitir que ellos, y las próximas generaciones, vivan un país con las tragedias de la guerra”.
El simbolismo de la Llama por la paz fue encendido de igual manera en las localidades de Suba, Teusaquillo y San Cristóbal en un esfuerzo contínuo en los últimos meses por apoyar la paz para el país.
 

 

30. Jardín Botánico se suma a la Paz con mensaje de armonía con el ambiente y el cambio climático
 
20 de agosto. Jardín Botánico; Ciudad Bolívar. Vivimos una época donde el cambio climático se nos presenta como un asunto mayor no sólo para la preservación de una gran cantidad de ecosistemas sino también para la decisión del hombre de armonizar su huella con el planeta. Una reconciliación con el ambiente que nos dirija a una sociedad sensible con el entorno natural. Esto es construcción de paz con el mundo en el que vivimos.
 
Ante esta situación se encendió la Llama por la Paz el pasado jueves en el Jardín Botánico de Bogotá para promover un mensaje en ese sentido. En esta oportunidad y bajo la consigna de que la reconciliación con el medio ambiente determina la paz duradera, de cara al uso sostenible de los recursos naturales que garantice la supervivencia de las futuras generaciones en armonía con su entorno natural, se llegó a la semana número 30 exigiendo la construcción de paz.
 
El secretario de Integración social, Jorge Rojas, reflexionó ante los más de 50 asistentes al evento sobre la construcción de una sociedad más justa e incluyente, lo cual pasa por la reconciliación y el cuidado con el medio ambiente.
 
Por otra parte, el evento contó con la participación de una delegación de cinco senadores de la provincia de Buenos aires, Argentina, quienes se encontraban de visita en la ciudad. Los miembros del congreso argentino se sumaron a la ‘Llama’ al conocer la iniciativa por la paz que lidera la Secretaría de Integración Social. Allí, hicieron público su apoyo al proceso de paz que se desarrolla en La Habana entre el gobierno de Colombia y la insurgencia de las Farc, mediante la lectura de un manifiesto para la paz de Colombia.
 
Entre tanto, un grupo de niños y niñas y sus familias de los Jardines Infantiles Amigos de Jesús María, Visión de Colombia y LeroLero de Ciudad Bolívar marcharon por la paz reafirmando su compromiso para aportar a la construcción de la paz y la No Violencia. La manifestación se acompañó de actividades artísticas y talleres de sensibilización bajo la temática “La paz como opción de vida”
 
Lo anterior, teniendo en cuenta que Bogotá Humana considera que la construcción de una sociedad más incluyente pasa por la reedificación ecológica y ambiental, lo que supone la protección de los derechos ambientales, generación de espacios verdes, la sostenibilidad y la adaptación y mitigación del cambio climático.
 
 
31. Niñez con discapacidad ejerció su voz para decirle SÍ a la PAZ
 
28 de agosto. Centros Crecer La Victoria y Balcanes (San Cristóbal).  Esta semana llegamos a 31 jueves consecutivos encendiendo la Llama por la Paz como símbolo que reúne la esperanza y apoyo de las ciudadanías a la mesa de negociación en La Habana. Ciudadanías, que en la diversidad humana son y en esta ocasión así lo reafirmaron los niños y niñas con discapacidad en San Cristóbal.
 
Para esta ocasión, 40 niños reafirmaron que cuando se trata de capacidades no hay barreras por delante. Con obras de teatro, canto y baile, ejercieron talentos como antesala a la más importante expresión proveniente desde su alma: el deseo de una sociedad que viva la paz. Vestidos, banderas y sonrisas blancas cobijaron de esperanza el encendido de la Llama por la Paz.
 
Entre tanto, con palabras que reafirman la inclusión de las ciudadanías como garantes de una paz duradera, el Secretario de Integración Jorge Rojas compartió su mensaje para la jornada. “Somos conscientes que es un tema complicado, que el mecanismo que se utilice, o se cree para tal fin, debe responder a la necesidad de que los acuerdos sean sometidos a una discusión política nacional y transparente, donde la opinión de las poblaciones sea tenida en cuenta y blinde los acuerdos con la suficiente legitimidad para hacer de la paz un pacto ciudadano”, explicó Rojas.
 
De esta manera la niñez con discapacidad se expresó en favor del sueño que tiene la gran mayoría de los colombianos: un país en PAZ.
 
 
 
32. Suba, Ciudad Bolívar y San Cristóbal dan la mano a víctimas de la violencia
 
3 de septiembre. Suba, Ciudad Bolívar y San Cristóbal. Este jueves se cumplió la trigésima segunda jornada de la Llama por la Paz que lidera la Secretaría de Integración Social en respaldo de las ciudadanías como manifestación simbólica que apoya los acuerdos de paz y cuyo fuego estará encendido hasta que logre la firma en La Habana.
 
En esta ocasión la vocería fue asumida por las localidades quienes desde las diferentes unidades operativas de sus territorios asumieron como propio el simbolismo de la paz que desde el 22 de enero se enciende en la ciudad. En jardines y parques públicos las subdirecciones locales de la entidad pintaron de colores los diferentes rostros de niños, adultos mayores y funcionarios para vivir con alegría y entusiasmo un nuevo jueves de paz.
 
Cerca de 80 participantes sumaron en conjunto las Llamas de paz que dieron luz a la esperanza de un país que permita vivir sin el miedo y el dolor de la guerra. No han sido pocos los casos de quienes han encontrado en las subdirecciones de estas localidades una mano que les brinde apoyo al encontrarse en situación de desplazamiento por los vejámenes de los fusiles. Partiendo de esta realidad, prendimos el fuego que le exige a las partes en La Habana el punto final que cierre de una vez por todas las puertas de la violencia.
 
 
33. Ciudades Capitales reafirman compromiso con el proceso de paz y la reconciliación
 
Septiembre 10 de 2015. Bogotá, Armenia, Pasto, Cali, Medellín, San José del Guaviare, Cartagena, Yopal, Mitú, Manizales, Valledupar, Popayán, Quibdó, Barranquilla, Cúcuta, Santa Marta, Arauca, Leticia, Riohacha, Ibagué, Pereira, Yopal.
 
Por primera vez en Colombia as ciudades capitales del país encendieron este jueves la Llama por la Paz como muestra de su compromiso con el desarrollo de acciones pedagógicas, visibilización y apropiación colectiva del mensaje de paz.
Cerca de 1000 personas en todo el país se reunieron para encender el fuego que exige el final de la guerra a la mesa de negociación establecida en La Habana. Con estructuras tan diferentes como sus acentos, los ciudadanos de todas las regiones compartieron la iniciativa que nació en Bogotá pero que busca la paz para cada uno de los 45 millones de compatriotas.
 
La Secretaría de Integración Social, en alianza con la Asociación Colombiana de Ciudades Capitales –Asocapitales- (la cual integra la ciudad de Bogotá), vieron en la capital un espectáculo musical y artístico que permitió por varios instantes la fraternidad que alguna vez esperamos cobije cada esquina, cada municipio, cada región del país.
 
Durante dos horas, y con la presencia del Secretario de Integración Social, Jorge Rojas Rodríguez; la Alta Consejera para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, Ana Teresa Bernal y representantes de la Campaña respira Paz de la ONU, Bogotá lideró la jornada nacional por la paz donde la presencia de la Orquesta ‘Son Candela’ integrada por habitantes de calle permitió ver que sí es posible la superación de las barreras de la guerra y la segregación.
 
De esta manera, la Asociación Colombiana de Ciudades Capitales apoyó el acto simbólico que reafirmó el compromiso de las 32 Ciudades Capitales de Colombia con el proceso de Paz y la Reconciliación. El postconflicto que ya ha asumido Colombia invoca la responsabilidad de todos los ciudadanos, por tal motivo, unieron voluntades para trabajar conjuntamente y desde cada ciudad, en aras de lograr que el esfuerzo por la construcción de paz sea una realidad en el país.
 
Este ejercicio ha visibilizado las iniciativas de construcción de paz promovidas desde las diversas religiones y espiritualidades, poblaciones de los sectores LGBTI, juventudes, niños y niñas, mujeres, animalistas y ambientalistas, localidades de Bogotá y víctimas de la violencia residentes en la capital.
En estas jornadas se articularon el Gobierno Nacional y la Administración Distrital, cuando el pasado 9 de abril el Presidente Juan Manuel Santos y el Alcalde Mayor Gustavo Petro, encendieron la Llama por la Paz en el Centro de Memoria Histórica dando luz al compromiso mutuo de no escatimar esfuerzos por la construcción de hechos de promoción de paz.
 
La actividad logró ser difundida masivamente en las redes sociales con los hashtag #LlamaPorLaPaz #CapitalesPorLaPaz #CiudadesPorLaPaz posicionando la movilización nacional entorno a la paz y la reconciliación.
 
 
 
34. En los territorios se construye ciudadanía para la paz
 
Septiembre 17 de 2015. Fontibón, Suba, Ciudad Bolívar, Barrios Unidos, Teusaquillo, Kennedy y San Cristóbal.
 
Una nueva semana llegó para exigir la firma de los acuerdos encendiendo la Llama por la Paz con apropiación local. En las localidades de Fontibón, Suba, Ciudad Bolívar y San Cristóbal más de 200 personas se dieron cita para manifestar su compromiso por la construcción de paz desde el núcleo de sus propias familias. Acogida por jardines y subdirecciones locales, la luz de la esperanza brilló nuevamente para decir sí a la paz desde lo territorial.
 
En la localidad de Fontibón el escenario fue la subdirección local, lugar que albergó más de 80 personas en el acto simbólico. Con la presencia del Secretario de Integración Social se reflexionó acerca de la importancia de lograr un punto final para el conflicto armado colombiano. “Colombia está a un paso de firmar la paz deseada por más de 50 años y es precisamente por causa de la guerra que la justicia social ha sido aplazada en el país. Con la firma podremos avanzar en este propósito social que necesitamos”, señaló el Secretario Jorge Rojas.
 
Posteriormente se dio encendido de la mano de los adultos mayores, las mamás y bebés como simbolismo que reivindica los deseos de un mejor país con lenguaje de paz y sin vestigios de guerra.
 
Entre tanto, el Profesor Moncayo lideró el encendido de la llama en Ciudad Bolívar ante más de 40 niños y niñas del Centro Amar de la localidad. Con palabras solemnes pero a la vez de esperanza, señaló que las “nuevas generaciones merecen vivir la paz que por tanto tiempo han deseado quienes los han antecedido, por ello es importante insistir en terminar el conflicto que vivimos”.
 
Por último, en las localidades de Suba, Kennedy, Barrios Unidos, Teusaquillo, San Cristóbal y Ciudad Bolívar, con la presencia de los subdirectores en el encendido de cada territorio y en presencia de las mamás y sus bebés, las maestras y participantes de los servicios de la entidad se realizó un acto cultural y simbólico ambientando la sensibilización para la paz desde la construcción de ciudadanías que claman en su semana 34 la firma de los acuerdos alrededor de la Llama por la Paz.
 
 
 
35. Seis meses para la firma de los acuerdos iluminados con la Llama por la Paz
 
Septiembre 24 de 2015. Suba, Usme, San Cristóbal, Plaza San Martín. Son 35 semanas exigiendo la firma de los acuerdos, hoy en voz de personas con discapacidad.
En la localidad de Suba se encendió nuevamente la Llama por la Paz con las personas con discapacidad del territorio sentando posición a favor de la salida negociada que se desarrolla en La Habana como vehículo a una Colombia que supere años de dolor, guerra y rencor.

En la Fundación Fumdir, ubicada en el sector de Tuna Alta de Suba, cerca de 200 asistentes entre quienes se encontraron personas con discapacidad, cuidadoras, cuidadores y maestras de la entidad, rindieron homenaje sentido al camino que se vislumbra para la superación de la barrera que impone la violencia par la cohesión entorno a la convivencia pacífica en el país.

Con la presencia del padre Antonio Ramirez, director de Fumdir, se realizaron los votos de fe y esperanza para allanar el camino de la Paz en cada persona como gestora de paz. 'La Llama por la Paz nos debe llenar el corazón de fe y alegría por Colombia. Vivir con inclusión, en su sentido más extenso, alienta a una sociedad que avanza hacia la paz', señaló el director.

Precisamente, lo que pareció un aviso para lo que deberá vivir el país de cara al posconflicto, se anunció por parte del Gobierno Nacional el tan anhelado plazo para firmar los acuerdos de Paz que se dialogan en Cuba.

En apoyo del plazo de los seis meses, que concluyen el 23 de marzo de 2016, se convocó a un plantón en la Plaza San Martín en apoyo a la Paz en horas de la tarde. Allí, cerca de 30 ciudadanos que hicieron eco, se recibieron para agitar las banderas blancas que adornaron el encendido simbólico de la Llama por la Paz en su nombre.

De esta manera se realizó el acto simbólico para pedir un alto a la guerra avanzando cada semana en la superación del conflicto vislumbrando la Paz que en cada rincón el país clama.

 
 
 
36. Quien desea realmente la paz lo hace desde lo más profundo de su corazón
 
Octubre 1 de 2015. Centro de Protección Bello Horizonte (Localidad de Santa Fe). Hoy se celebró mundialmente el Día de la Persona Mayor y Bogotá no se quedó atrás en la reivindicación de la dignidad que atañe al adulto en la ciudad. Con el encendido de la Llama por la Paz honramos los largos años de vida de 80 adultos mayores en el Centro de Protección Bello Horizonte ubicado en la localidad de Santa Fe.
 
En lo que se ha convertido en un horizonte de Bogotá Humana para el adulto mayor, el encendido de la Llama por la Paz honró la vejez digna y el envejecimiento con derechos que se ha propuesto la ciudad. Por ello, celebramos esta sentida fecha pidiendo la paz en memoria de quienes han tolerado toda la vida los lamentos de la guerra en cada rincón del país.
 
Por eso, los mismos asistentes se tomaron la palabra para hablar desde la sapiencia que la experiencia de una larga vida les ha permitido. Quizá en medio de intervenciones y sinceras palabras, el mensaje más importante que nos invita a reflexionar en el contexto de negociación, debate y discusión de un acuerdo de paz, pronunciado por Don Álvaro Garzón, reza: ‘Quien desea realmente la paz lo hace desde lo más profundo de su corazón’.
 
“Apoyamos el anhelo de la paz para vivir una vejez con tranquilidad y descanso. Para nosotros esto sí es paz, donde nos sentimos importantes como adultos mayores. Debemos dejar atrás los conflictos para que vivamos en paz en adelante”, añadió Don Álvaro.
 
Y en el mismo sentido se refirió doña Tránsito Pompeyo, señalando que “si tenemos paz en nuestro corazón vamos a vivir una paz soñada en toda Colombia”.
 
Un par de intervenciones y muchos mensajes de paz. Manos para dejar huellas como símbolo de ser gestor de paz y convivencia en comunidad. Una larga vida, una vida noble que espera dejar sabios consejos a la generación de la paz.
 
 
 
37. UniMinuto se suma al simbolismo de la PAZ
 
Octubre 8 de 2015. Universidad Minuto de Dios y Jardín Creadores de Sueños (Kennedy).  Ya son cerca de nueve meses que encendemos semana a semana la Llama por la Paz exigiendo, desde las ciudadanías, la firma de los acuerdos que pongan fin al conflicto entre el Estado colombiano y las guerrillas. Esta ocasión el acto simbólico fue apropiado por la Universidad Minuto de Dios y los niños del jardín Creadores de Sueños, en la localidad de Kennedy.
 
Vivimos el ejercicio máxime de la democracia donde se asumen las decisiones orientadoras de los destinos de la ciudad y del país por lo menos para los siguientes cuatro años. Aun cuando esta es una iniciativa simbólica de manifestación abierta a favor de la paz, desde las ciudadanías que acogieron la Llama se hizo un llamado a pensar y no aplazar la terminación de la guerra como interés colectivo en Colombia. Por ello, sin banderas ni colores más allá de la blanca que representa y exige la paz, tanto la niñez del jardín como los jóvenes y adultos de la academia pidieron que el destino del país fuese la vida y no la guerra. 
 
En la Universidad los estudiantes del Programa de Estudios y Promoción de la Paz y la Ciudadanía SOYPAZ, acogieron la Llama como una de las cuatro estrategias la de Participación y Apoyo a los Procesos Comunitarios de Paz en los Territorios Locales. Los estudiantes, la comunidad en general de la Localidad de Engativá y en especial del Barrio Minuto de Dios impulsaron la Llama como realización y promoción de acciones concretas de Paz y No Violencia, en medio de las prolongadas negociaciones de paz con los voceros de las FARC comprometidos a generar ambientes de credibilidad de la opinión pública por ponerle fin al conflicto armado.
 
Por su parte, la niñez del jardín, las maestras y la comunidad de Kennedy se sumó a la exigencia de paz con iniciativas culturales y artísticas. Con una puesta en escena recreando una historia de hadas mostrando que la paz va en serio, la exigen y que esta no es un cuento. Es un deseo que convoca a las nuevas generaciones para crecer, como no fue posible para quienes los antecedieron, en un país de paz.
 
 
39. Por un entorno sin violencia brilló la paz en Barrios Unidos y Teusaquillo
 
22 de octubre. Barrios Unidos y Teusaquillo (Jardín El Rosario). Este jueves 22 de octubre llegamos a 9 meses continuos encendiendo la Llama por la Paz con la motivación que nos regalan las sonrisas de la niñez buscando un futuro sin conflicto armado. Son 39 semanas de persistir en la exigencia de la paz a las partes que negocian en La Habana y para esta ocasión reivindicamos la petición ciudadana desde la necesidad de generar entornos sin violencia para la infancia.
 
Cerca de 30 niños de las localidades de Barrios Unidos y Teusaquillo se congregaron junto a sus maestras, mamás y papás en el jardín El Rosario para encender el simbolismo de la paz. Con la camiseta de la selección puesta por tan especial fecha, los asistentes presenciaron teatro, baile y show musical de la niñez entonando las canciones vallenatas de nuestra región caribe. Posteriormente una muestra de cumbia fascinó a las familias por las habilidades de nuestros niños con discapacidad dejando claro que cuando se trata de talentos y potencial ellos son ejemplo de no segregación.
 
Son muchas las razones para persistir en la paz para el país. Evitar dolor, cesar la barbarie y reconstruir el tejido social roto por la intransigencia de las armas de las partes son fundamentales, pero quizá es garantizar a nuestros niños un futuro de amor, convivencia y vida lo que nos inspira para persistir semana a semana en hacer exigible esto, su derecho.
 
 
40. Con Llama por la Paz celebramos anuncio de ‘Cese bilateral al fuego’
 
29 de octubre. Rafael Uribe Uribe (Subdirección de Integración Social). Se acerca la época decembrina y comienzan a manifestarse los primeros anuncios de las partes en conflicto para desescalar la guerra. El presidente Juan Manuel Santos anunció el cese bilateral al fuego lo cual nos llena de regocijo en tanto se manifiesta como decisión política para avanzar en la construcción de tan anhelada paz. Con este contexto encendimos la llama por la paz en su semana 40 con los adultos mayores de la localidad de Rafael Uribe Uribe.
 
Los cerca de 50 asistentes al evento se manifestaron a favor de la decisión pronunciada por el Presidente de la República y coincidieron en la necesidad y oportunidad de estas acciones derivadas para propiciar nuevos ambientes que contribuyan a avanzar en el proceso de paz en Colombia.
 
La jornada incluyó intervenciones de la subdirectora de Integración Social en Rafael Uribe y del despacho de la entidad para generar reflexiones junto a los participantes sobre la vida libre de violencias, el perdón, la paz y reconciliación. La jornada cerró con el encendido de la Llama por la Paz celebrando en vísperas de navidad el compromiso y decisión de las partes por asumir un pacto de no agresión y vida.
 
 
41. Una luz de paz en respaldo de las familias de los desaparecidos del Palacio de Justicia
 
5 de noviembre. Plazoleta San Martín. Si hay duda sobre la posibilidad de persistir por causas nobles y justas sin importar el paso de los días, meses o años, los familiares de las víctimas de la toma y retoma del Palacio de justicia despliegan ejemplo de lucha contra el tiempo y pese la adversidad. Este 6 de noviembre se conmemoran 30 años de este capítulo triste en la historia del país cuyo protagonista fue la barbarie de la violencia y el dolor de las desapariciones.
 
Colombia no puede permitir otros treinta años de sufrimiento y angustia por reclamar a nuestros desaparecidos, la verdad de nuestras víctimas o la reparación moral de los actos por cuenta del conflicto. Este jueves 5 de noviembre encendimos la Llama por la Paz en respaldo de las justas manifestaciones de los familiares de los desaparecidos de aquellos 6 y 7 de noviembre de 1985. Sí, 30 años que parecen más recientes que nunca por los nuevos hechos que son materia de investigación. La incertidumbre y el dolor parecen largas condenas que reviven cuando se hacen anuncios en materia de investigación judicial sin que se llegue alguna vez a la verdad.
 
Esto expresó Pilar Navarrete, familiar de desaparecido del Palacio de Justicia en acto simbólico de encendido por la paz. “Queremos la paz que ojalá nos pueda llevar a un camino de tranquilidad”. 
 
En este sentido, señaló la gran expectativa que se tiene por el acto público de perdón que encabezará el presidente Juan Manuel Santos por los actos y omisiones del ejército y el Estado en general en esos días. “Nos hemos unido con organizaciones civiles, ongs, presidencia y Alcaldía para hacer memoria de los frios hechos del 6 y 7 de noviembre. Recordaremos a nuestros desaparecidos y siempre preguntaremos por ellos, qué pasó con nuestros familiares, como fue la retoma y todo lo sucedido”.
 
Por su parte, Ricardo Villa, asesor del despacho de la Secretaría de Integración Social, expresó todo su respaldo a la causa y persistencia de los familiares de los desaparecidos. “Es prohibido olvidar el 6 de noviembre de hace 30 años. Seguimos exigiendo justicia, reparación y garantías de no repetición para que nunca más vuelva a ocurrir algo tan lamentable y doloroso como lo sucedido”.
 
La jornada estuvo amenizada por el ‘Dúo Latinoamericano’ y contó con la participación de 30 ciudadanos y ciudadanas que proclamaron por el fin negociado del conflicto y la construcción de una paz sostenible.
 
 
42. Consejo Local de Política Social Teusaquillo se compromete con la paz
 
12 de noviembre. Teusaquillo (Subdirección Local). En el marco del 4to. CLOPS realizado en la Localidad de Teusaquillo con el fin de realizar un balance de los avances y retos del cuatrienio 2012-2016 se encendió la Llama por la Paz en presencia de la comunidad residente en la localidad.
 
Con la presencia del Alcalde Local de Teusaquillo, Ivan Marcel Fresneda Pereira, y la Subdirectora Local de Barrios Unidos – Teusaquillo de la Secretaría de Integración Social la Dra. Gloria Isabel Quintero Fandiño, se hizo un recuento de las políticas sociales desarrolladas, dejando como herencia los servicios prestados a la población en el cuatrienio en materia de política social.
 
Una vez realizadas las intervenciones en materia de política social se encendió la Llama por la Paz en su semana 43 con la presencia de la comunidad y el acompañamiento del Dr. Ricardo Villa, asesor del Despacho, quien evidencio que la paz es un compromiso que genera esperanza para avanzar a un país más justo y más humano.
 
El evento contó con la presentación del Grupo Musical Hoy y Siempre conformado por personas mayores del Barrio Acevedo Tejada.
 
 
43. Llama y Premio por la PAZ en ‘Encuentro Internacional sobre Erradicación de Pobreza CGLU’
 
19 de noviembre. Alcaldía Mayor de Bogotá (Auditorio Huitaca). En el marco del ‘Encuentro internacional sobre la erradicación de la pobreza y derecho a la ciudad’, realizado los días 19 y 20 de noviembre se encendió la Llama por la Paz. El evento fue organizado por la Alcaldía Mayor de Bogotá, la Secretaría de Integración Social y la Dirección Distrital de Relaciones Internacionales de Bogotá, en colaboración con la Comisión de Inclusión Social, Democracia Participativa y Derechos Humanos de la Red Mundial de CGLU.
 
Cerca de 20 expertos internacionales provenientes de gobiernos locales, academia, redes de ciudades y especialistas en derechos humanos reconocieron la reducción de la pobreza, el mejoramiento de la calidad de vida y la realización de los derechos de las poblaciones en pobreza y vulnerabilidad de la ciudad, como camino seguro a la construcción de paz que ejemplifica Bogotá para el resto del país.
 
Esta alianza con la Comisión permitió presentar a nivel mundial el reconocimiento ‘CGLU-Ciudad de Bogotá Premio De La Paz’. Este galardón se entregará de manera anual a gobiernos locales que hayan implementado iniciativas de prevención de conflictos, resolución de conflictos o construcción de la paz y que se haya demostrado que han tenido un impacto positivo significativo.
 
Con el reconocimiento a los esfuerzos de paz realizados en la administración de Bogotá Humana como promotor de paz se resaltó la importancia de la Llama por la Paz como símbolo de construcción de alternativas pacíficas para la resolución de conflictos a través del empoderamiento ciudadano de una paz estable para el posconflicto.
La representante holandesa de la Comisión CGLU sobre Cooperación al Desarrollo y Diplomacia de las Ciudades, Renske Steenbergen, manifestó que “Colombia tendrá Paz y por ello Bogotá es escenario ideal resolución conflictos con derechos”.
 
Así mismo se expresó Rocío Lombera, del Centro Operacional de Vivienda y Poblamiento de México D.F. quien aseguró que Bogotá Humana ha enfocado la construcción de la ciudadanía para fortalecer la cultura democrática de paz y derechos.
 
Por su parte, Jorge Enrique Rojas, Secretario de Integración Social explicó el papel de CGLU en la validación de la erradicación de la pobreza desde Bogotá Humana como camino a la paz. “Invitamos a expertos internacionales a que revisaran de manera crítica lo que ha hecho Bogotá en superación de pobreza para evidenciar que nuestro modelo es una experiencia exitosa en este sentido”.
 
Recalcó que Bogotá Humana es sinónimo de superación de pobreza, fortalecimiento de lo público y adaptación al cambio climático, todo esto vital para la construcción de una ciudadanía empoderada para la paz.
 
Con estas palabras se encendió la Llama por la Paz en su semana 43 con la presencia de representantes de academia y gobiernos de Montevideo (Uruguay), Sao Pablo (Brasil), Curitiba (Brasil), Barcelona (España), Plaine Commune (Francia), Lisboa (Portugal), Utrecht (Holanda), Rumania, Ciudad de México (México), Santiago de Chile (Chile) y Bogotá.
 
 
 
Footer